Press "Enter" to skip to content

La Calle

La frase de hoy: “El año se escapa y no hay forma de detenerlo, porque el nuevo almanaque pide su lugar”.

Parece un tren próximo a la campana de salida. El novio se despide de la novia que se queda en el andén. Los dos desearían estar juntos un ratito más, pero el maquinista no lo sabe y después del silbato, se pondrá en marcha. Es la figura del año que se pierde a los lejos, dejando atrás un montón de sucesos, que nos dieron alegría o nos aportaron lágrimas, según el caso.

Vvvvvv

Sobre todo cuando el tiempo pasa, lo primero que surge es un sentimiento de agradecimiento, por dejarnos un poco más en el país de las cosas reales, esas que permiten apreciar la familia, los amigos, el trabajo. Después vendrán otras vivencias, desconocidas, pero rodeadas de un manto de esperanza.
¿Quién no ha soñado con reencontrarse con seres queridos que partieron antes? En eso confiamos, cuando la nostalgia invade la zona del patio…

Vvvvvv

En este 2017, que está gastando sus últimos días, pasaron cosas de todos los colores. Para empezar por lo bueno, nacieron NIÑOS… Es la buena noticia que, en el camino del crecimiento, debe completarse. Cada uno llega con un pasaje a la felicidad. Los adultos tenemos la obligación de ayudarlo a que no lo pierda.

Vvvvvv

Es verdad que pasaron cosas dolorosas, afectando a muchos miembros de la comunidad. Somos un pueblo grande y una ciudad chica. Dolores y alegrías deberían ser compartidos por la totalidad de los vecinos. No siempre pasa, pero sería bueno que pasara.

Vvvvvv

El hecho iniciado sobre finales del mes de julio fue lo más notable que, por su dramatismo, sacudió a todos los bragadenses. Es lo que nunca debiera pasar, pero pasa, porque la fatalidad tiene cosas inevitables. Bragado ha sufrido este tipo de dolores colectivos, que llegan al sentimiento general, aún de los que no están ligados por lazos de sangre, con las víctimas.
Pasó con Médanos en el 80; con Mechita seis años más tarde. Ahora le tocó a la familia Aristi, junto a otros dos grupos de doloridos integrantes. Los apellidos Ronzano y Vega, de Lincoln y Casares, respectivamente, siempre estarán unidos en el deseo solidario por la recuperación, ante la enorme pérdida sufrida.

Vvvvvv

Después, desde enero hasta diciembre, las cosas cotidianas: las elecciones, con ganadores y quienes debieron aceptar que deben esperar la próxima oportunidad; los accidentes, demasiados, porque muchos pudieron evitarse. Las visitas importantes; las obras inauguradas y las prometidas. El avance de servicios que mejoran la vida de la gente y embellecen el barrio… Los acontecimientos sociales de cada fin de semana, hasta culminar con la gran fiesta de los egresados…

Vvvvvv

El deporte se encargó de dar ritmo de noticia a cada fin de semana. Con mucha actividad y hasta nuevas disciplinas, como esa que combina fútbol con golf… Las chicas sumándose a la participación, cada vez más activa, con handball, hockey, fútbol, atletismo, sin olvidar al rural bike…

Vvvvvv

El fútbol, por cantidad de jugadores de todas las edades, volvió a ser el más movilizante, aunque se sigue reclamando más público en las canchas. El tricolor, de paso, en el Federal B tuvo su mejor campaña.
No se ha elegido el deportista del año, pero La Calle propone que los lectores opinen al respecto.
Hubo deportistas que representaron a Bragado fuera del país, como Miguelito Bárzola con el atletismo y los pibes –ya crecidos-, con el ciclismo… Los autos, en el plano nacional, hicieron hablar de Bragado. Con pilotos como Kevin Candela –de muy buen año-, Pancho Bracco, Lucas Alonso, Alan Guevara, etc.

Vvvvvv

La Calle, al margen del balance, cree que el boxeo ha sumado más púgiles y fue para destacar la vuelta de “Terín” Lencina. Corriendo, organizando, acompañando, Carlitos “Quijote” Ossola volvió a ser buena noticia.
El deporte, justo es decirlo, le puso un respiro a las preocupaciones de cada semana. Es para agradecerlo.