Press "Enter" to skip to content

La Calle

La frase de hoy: “Por suerte, los Reyes siguen andando, aunque no siempre llegan a tiempo, porque los caminos se alargan…”.

Hay un viejo tango que cantaba Oscar Larroca, cuya letra siempre llegó al corazón callejero… Es aquella que dice: “Mañana, 6 de enero, el Día de los Reyes, allí en los zapatitos, ponele por favor, esta muñeca rubia que traje para Marta y para Ricardito, el libro Corazón…”.

Vvvvvv

Y como todos los años, en las calles, se encontraron señales del paso de los Reyes. Desde mamás enseñando a andar en bicicleta a la nena, hasta las modestas patinetas… También descubrimos a los felices poseedores de las camas elásticas… que cuesta trabajo armar y que tienen la posibilidad de ser compartidas por chiquitas y chiquitos amigos…

Vvvvvv

Los jóvenes solidarios… Es la gran apuesta a un futuro más habitable; más amistoso; menos apurado y más lindo de ser vivido. La gente de CAS, con el Grupo de Porres y una ONG de reciente aparición se unieron para juntar juguetes que después entregaron, dando una mano a los dueños de los camellos y la ilusión que perdura…

Vvvvvv

Hay gente que piensa en la gente y eso es doblemente bueno. La Calle no pudo hablar demasiado, hasta ahora, con los jóvenes misioneros que, siendo de distintas parroquias de Capital o cercanas, se juntaron para visitar Bragado. No alcanza con el “¡muchas gracias!”, pero está dicho de corazón…

Vvvvvv

Por la oficina del Registro Civil pasaron cientos de parejas, a la hora de dar el SÍ ante la Jefa-Jefe de turno. Estuvo, durante años, en un edificio que parecía querer complicar el trámite… Por eso, fueron bajando los casamientos con Libreta…
Ahora, en estas cómodas instalaciones, frente a la Terminal, es fácil llegar y muchos se animarán a formalizar… Es, al menos, la esperanza de La Calle…

Vvvvvv

En la mesa de Mirtha, el sábado por la noche, estuvo la Gobernadora que, como buena mamá, fue a comprar regalitos para sus hijos. No faltó el cronista que documentara el caso. María Eugenia Vidal, aseguró que eso no estuvo preparado. Le creímos.

Vvvvv v

Esquina para recordar, merecedora de una placa. Es la de Pringles y 12 de Octubre (foto). Allí supo vivir por muchos años, la familia de don Rogelio SCARAMELLA, histórico ganador de Grandes Premios, con un pequeño De Carlo, en la década del 60.
Mecánico de aquellos, fue dueño de una personalidad sin presunciones, que muchos compararon con la de Juan Manuel Fangio. Se nos fue, nunca del todo, el 31 de marzo de 2002.