Press "Enter" to skip to content

La Calle

La frase de hoy: “Hay cosas que pasan hoy, que ya pasaron antes…, pese a lo cual siempre duele sufrirlas…”.

Obviamente, La Calle se refiere al problema ferroviario: un puñado de personas, que venía viviendo en la incertidumbre, acaba de comprobar que hay que cambiar el rumbo. Y que a la hora de AYUDAR, no hay muchos voluntarios.
La entidad Unión Ferroviaria, a la cual La Calle está adherida desde hace medio siglo, se borró… Igual que hace 25 años, lo cual indica que ya están acostumbrados –sus dirigentes-, a no jugarse por nadie…

Vvvvvv

La Calle recuerda, por haberlo vivido en carne propia, cómo las oficinas fueron quedando vacías; la playa Mecha capaz de armar 15 trenes diarios, se convirtió en un malezal y las viviendas en una tapera… Los talleres de Mecha sobrevivieron de milagro y hoy, a cargo de una empresa rusa, es una señal que resulta alentadora, de cara al futuro.

Vvvvvv

Hoy hay “desazón y bronca”, dice Oscar Rodríguez que, con Néstor Guas, pueden comparar aquellos tiempos –de la gestión Menem-, con los actuales, cuando se vuelve a hablar de retiro voluntario, indemnización, jubilación anticipada y “¿qué haremos con estos pesos que alcanzan para poco…?”.
Una ventaja es que son menos en número. La contra que, como en aquel entonces, no es fácil generar fuentes de ingreso… Los quioscos ya no son salida que alcance… Y el crecimiento económico avanza a cuenta-gotas.

Vvvvvv

Mechita sabe de sufrimientos. De antes y de ahora. Sin embargo, la ESPERANZA siempre le ganó al desencanto. Tanto que la Fiesta del Ferroviario fue una iniciativa que nadie hubiera imaginado, en medio del velatorio de viejas ilusiones…

Vvvvvv

Hay otros indicadores. Algunos a favor y otras en contra. Que se haya renovado la vía en muchos kilómetros, es bueno. Que el TREN haya dejado de correr y olvidó regresar, es cosa que los argentinos, capaces de tender rieles en la Pampa, durante ciento de kilómetros, no se pueden entender…
Otra buena: Que las autoridades municipales estén dispuestas a gestionar auxilio, es positivo. Es que a ellos se los escucha.

Vvvvvv

Que haya campos cultivables, a partir de la cabina del Kilo 204, hasta la exOficina de Control y Playa, es algo para aprovechar. Se pueden sembrar verduras, soja, algodón. Consultar a Aníbal Molina o a una legión de desocupados, muchos de los cuales están dispuestos a agachar la espalda, como los quinteros de antes…

Vvvvvv

Para los viejos que lloraron la pérdida del TREN, es motivo de serena alegría que exista la posibilidad de regresarlos. En todo caso, que el gobierno nacional demuestre que ESCUCHA A LA GENTE… Hay familias que, sin el tren, se olvidaron de viajar porque el presupuesto no alcanza. Ellos, los que esperan sin tener casi nada, son los que más merecen que esta historia tenga final feliz.

Vvvvvv

Si las contras, en este caso, le terminan ganando al optimismo callejero, no quedará otra que “chapar” el bufoso y “chau, vamos a dormir”, que nos ganó el cansancio y nos quedamos sin la nafta de la ilusión ferroviaria que, contra viento y marea, alguna día iba a volver…