Press "Enter" to skip to content

La “Promo 18” inició las clases sin incidentes y disfrutando de su “UPD”

-Este ritual, que fue motivo de preocupación y ocupación por parte de autoridades municipales y de la educación, se desarrolló en forma normal -Para destacar es que se vio mucha presencia de padres y familia de los chicos

Finalmente comenzaron las clases para el nivel secundario en toda la provincia de Buenos Aires y en Bragado, como en algunos otros lugares, el ojo estuvo puesto en el ya famoso, “Último Primer Día” (UPD).
Se trata de un festejo que realizan los estudiantes que inician el último año de la escuela secundaria, en el que buscan ponerle color, algo de “ruido” y mucha alegría a lo que sería el cierre de una de las etapas más lindas.
Sin embargo, en los últimos tiempos el “UPD” se ha convertido en un motivo de preocupación, especialmente para autoridades educativas y municipales, a raíz de ciertos hechos que se dieron anteriormente, antecedentes de desmanes e incluso enfrentamiento entre alumnos de distintas escuelas.
Hace algunos días Mauricio Tomasino, Secretario de Gobierno, había brindado una conferencia de prensa, donde se había referido a esta situación.
En su contacto con los medios, el funcionario había hecho hincapié en la importancia de la participación de los padres para hacerse responsable de lo que sucediera con sus hijos, recordó que hay tres ordenanzas vigentes que sancionan a quienes realizan fiestas privadas sin autorización municipal; la utilización de pirotecnia de estruendo y aquellos que generen desmanes en la vía pública.
Además indicó que hubo reuniones con los padres de los alumnos de cada una de las escuelas, los directivos, autoridades de la seguridad y de la educación, para planificar que el UPD de la “Promo 2018” fuera una fiesta sin tener que lamentar algún hecho negativo.

TODO SALIO SIN MAYORES INCONVENIENTES
A última hora del domingo se pudieron ver algunos jóvenes, identificados con banderas, remeras y con algunos elementos para hacer algo de ruido; transitar por las calles de la ciudad dirigiéndose a los lugares donde se haría la “previa”.
Según se supo, no hubo ningún tipo de descontrol y todo ocurrió dentro de los carriles normales, más allá que en dos casos puntuales, se labró una infracción por la música alta.
Cerca de las seis de la mañana, cada grupo emprendió su camino hacia la plaza 25 de Mayo, donde se congregaron a cantar, bailar y disfrutar de este momento.
Si bien hubo algunos empujones, fue algo que se disipó casi instantáneamente, por el accionar de los padres que intercedieron para que no pasara a mayores.
Algunos puntos a tener en cuenta: Uno es que disminuyó considerablemente el uso de pirotecnia sonora, más allá de que se utilizó en algunos casos. También hay que destacar la presencia de los padres, un tema que se abordó en las reuniones previas y que se hizo realidad durante toda la madrugada.
Por supuesto que no se debe dejar pasar el comportamiento de los jóvenes que entendieron el mensaje de que se puede disfrutar y festejar sin generar inconvenientes, y que tuvieron la posibilidad de demostrar que cuando hay voluntad, las cosas se pueden llevar delante de la mejor manera.

Desde el área de Seguridad se pudo ver el trabajo de efectivos policiales, Guardia Urbana y Dirección de Tránsito.