Press "Enter" to skip to content

La Calle

La frase de hoy: “Es sábado, día para pensar en positivo y tratar de dejar alguna reflexión que ayude”.

¿Qué es difícil? Por supuesto, llega un momento que nada es fácil. Hay que caminar en tierra arada; hay que avanzar despacito y por la banquina.
Es momento de ir abandonando cosas; es la hora de empezar a preparar el equipaje… En general, al tipo le cuestan las despedidas, sobre todo cuando se han ido demorando.

Vvvvvv

La Calle quiere recordar los tiempos del tambo, allí donde los viejos, queridos viejos, trabajaron hasta dónde los dejaron. Un día el pariente, dueño del campo, dijo que no alquilaba más y no quedó otro camino que vender los animales. Los familiares suelen ser los peores, a la hora de entender los sentimientos…
Para el viejo, sobre todo para él, aquel fue el día más triste de su vida. Aunque acostumbrado a recibir coscorrones, no se le vio una lágrima. Cuando uno se acostumbra a sufrir, termina llorando para adentro.

Vvvvvv

Tambo de ovejas… La Calle encontró una en un predio cercano a Villa Cano. Fue cuando recordó a Olascoaga y el tiempo en que la fabricación de quesos, a partir de la leche de oveja, pareció una opción posible.
-Varias veces, el diario fue de visita y comprobó que se habían adaptado máquinas ordeñadoras. De repente dejó de estar. Nunca supimos del destino de las lecheras, ni de sus crías.
(Foto de una oveja-madre)

Vvvvvv

La Calle ha hecho varias cosas, aunque bien del todo, pero fueron cosas diferentes. Boyero en el tambo, ayudando a juntar los animales y sacar agua del aljibe, en una especie de malacate; ayudar a dar pasto a las vacas cuando el natural era escaso y había que reforzar la dieta. Cuando el tambo se fue caminito a la feria, llegó el momento de acercarse al tren… Después de unos años, fue el mismo que nos trajo hasta Bragado.

Vvvvvv

Aquí, además de aprender sobre trenes, estaciones, servicios y horarios, junto con el telégrafo, cuando el teléfono era un lujo, surgieron opciones paralelas.
Por ejemplo, sacar fotos, nociones que traíamos desde los pagos cercanos a la Capital. Como todo es cuestión de animarse, llegó el momento de las crónicas de los partidos de fútbol.

Vvvvvv

Poco después, cuando el reducto del boxeo estaba en el Club Porteño, llegó el tiempo de la locución de los espectáculos. Antes, fue controlar el tiempo de cada round… Es una tarea complicada: cuando a uno de los boxeadores le están pegando mucho, surge la tentación de acortar el sufrimiento. Eso hicimos alguna vez, sin remordimientos.
-Para compensar, también alargamos artificialmente algún round, distraídos por alguna noticia grata que alguien nos “sopló” al oído… Fue un festival que nunca olvidamos.
Después llegó la tarea honoraria de anunciadores. Es la que nos está dando trabajo dejar, aunque no queda otro remedio. Aunque tarde, hemos entendido que, “lo primero es la familia…”.

vvvvvv

Reflexiones del fin de semana… Hay entidades para muchas cosas. Por ahora, no tenemos una agrupación que se encargue de prevenir sobre las consecuencias de los excesos en los fines de semana.
Hay gente que recorre 2.000 kilómetros a las comunidades de Chaco y Formosa. Hay PADRES a los que nos da pereza hace 10 cuadras, para saber qué pasa con nuestros chicos, los fines de semana. Confiamos, a veces mal, porque ellos son buenos, pero el entorno no siempre tiene buenas intenciones.
Se perdió mucho tiempo en el descontrol y olvido de nuestras responsabilidades, pero siempre habrá tiempo para empezar.
-Cuando se deja el campo libre, es natural que lo ocupe el enemigo…