Press "Enter" to skip to content

La Calle

La frase de hoy: “En una de esas es cierto, aquello de, todo tiempo pasado fue mejor…”.

Claro, “éramos más jóvenes”, decía Miguel Albano. También más pobres y no nos dolía tanto. Y más buenos, siguiendo el buen ejemplo del indio Patoruzú, la genial creación de Dante Quinterno.
“Cuando llegaba fin de año y salía el libro de oro, de las aventuras de Patoruzú, para nosotros era una fiesta”, reconoció Patricia que es joven, pero recuerda con nostalgia aquellos tiempos.

Vvvvvv

La Calle agradece el recuerdo a la gente de El Cóndor, de Carlos Tejedor. Es un periódico que sale los sábados y fueron ellos los que lo recordaron y nos dio permiso para repetir su nota.
Es un pueblo más chico, parecido a Alberti. Está cerca de Pehuajó, sobre la ruta 226. Es vecino de Timote, una población aún más pequeña, donde el ferrocarril, supo tener un empalme con el Mitre.

Vvvvvv

Patoruzú era bueno, generoso, valiente. Esas virtudes le permitían ganar. Isidoro era un vago, al que le gustaba la timba y las chicas. El coronel Cañones era un bigotudo “mal llevado”, amigo de sacar a los tiros a cualquiera.
El indio patagónico se anticipó a Maradona. Él era también capaz de patear un tiro de esquina y llegar al área para cabecear.

Vvvvvv

En todo caso, el recuerdo de aquella publicación y otras, nos devuelve al tiempo de la inocencia, que se estiraba en el tiempo, aunque pasaran los años de la primaria. Hoy, como dijo la nota de El Cóndor, los medios modernos traen de todo, donde no todo son cosas positivas para los pibes. Alguien diría que el progreso técnico, cobra un peaje.

Vvvvvv

Gracias a Patoruzú La Calle volvió atrás en el tiempo, cuando éramos más felices. No en lo individual, sino también en lo colectivo.
Incluso retrocedimos en el almanaque, con el viaje a Mechita. Allí el ferrocarril volvió a ser buena noticia, lo cual nos hizo sentir más jóvenes.
-Por una serie de razones, algunas derivadas del tiempo y otras de la nostalgia, La Calle tiene hoy una edición de emergencia.
-Cuando se regresa al pasado, a través del recuerdo, no hay que escribir mucho. Para no destruir el encanto; para no despertar si es que estamos soñando.

Vvvvvv

Unas líneas sobre el próximo Mundial de Fútbol. Diego Lucero, un periodista que ya no está, había sido testigo de todos los Mundiales, desde 1930 en adelante. La Calle, por razones de nacimiento, llegó un poco más tarde, pero a través del tiempo descubrió que la selección, al menos por unos días, es capaz de mantenernos unidos.
Esto, tratándose de argentinos, es casi un MILAGRO.

Volvamos a Empezar – Eduardo Maradei

Hoy vuelvo por ti otra vez a tu lado,
feliz como nunca, con ansias de hogar,
los chicos ya saben que es lo que ha pasado,
y ahora hay un padre que pueden mostrar.

Mira que regalos compré para todos:
juguetes y ropas, también un licor
y un velo de novia más lindo que el cielo
pues sé que la nena ya tiene un amor.

Mira…
nuestros cachorros como ayer
mira…
como me abrazan otra vez,
quién sabe cuántas veces,
precisaron mi calor
y en esta desnudez
me habrán llamado con su llanto.

Hoy tengo la dicha de mi hogar
y sé que vos sufriste más que yo.
Vení, pone la mesa y esconde ese lagrimón,
no llores, volvamos a empezar.

Con sombras de cárcel lavé mi pecado,
si acaso la cárcel lo puede lavar,
los jueces de mármol nunca comprendieron,
que a veces la vida te obliga a matar.