04 de junio: Recordando el golpe de Estado de 1943

El 4 de junio de 1943 es recordado a través de diferentes prismas historiográficos como una bisagra en la Argentina del siglo XX. Nadie duda de que se trató de un golpe de Estado, unos lo llamaron “revolución” y otros “contrarrevolución”. Un excelente libro de María Sáenz Quesada lo calificó como el fin de la Argentina liberal, para otros se trató del fin de la llamada “década infame”. Todas estas lecturas tienen asidero.
Lo cierto es que un grupo de coroneles complotados –con apoyo de grupos civiles- derrocó al presidente de entonces (el conservador Ramón Castillo) y se instaló en el poder implantando una dictadura, como ya había ocurrido en 1930 y volvería a suceder en 1955, 1962, 1966 y 1976.

El video-tuit con el que recordó el golpe del 4 de junio del ’43 -en un minuto y medio- la Televisión Pública lo rescata con mirada celebratoria. Recoge la tradición del nacionalismo autoritario anti-liberal y lo hace con la fraseología extraída de las proclamas golpistas: “El 4 de junio de 1943, aprovechando la apatía del pueblo hacia un gobierno corrupto, conservador y fraudulento, los militares -encabezados por los generales Rawson, Ramírez y Farrell- asumieron el poder mediante un golpe de Estado”.
Continúa diciendo que “más allá de la ruptura institucional, la asonada determina el fin de la llamada ‘década infame’ caracterizada por la corrupción, el fraude y un notable debilitamiento de la soberanía nacional”. Y remata destacando que “el elemento más descollante que tendrán los tres años de la gestión, es el surgimiento de quien será la figura clave de la política nacional durante el resto del siglo: el coronel Juan Domingo Perón, quien desde la Secretaría de Trabajo y Previsión iniciará un vínculo indisoluble con el movimiento obrero”.
Esto último es cierto, pero fijar allí el inicio del peronismo no es historia sino relato interpretativo, a favor o en contra.

Fuente: Clarín

Compartir en: