Press "Enter" to skip to content

El Centro de Estudiantes hizo importantes donaciones

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Con el excedente de la fiesta de egresados, compraron elementos para el Hogar San Luis, pintura para el patio de la Escuela Especial Nº 501 y agua mineral para llevar a distintas instituciones –Además, le donarán dinero a la familia Cañú

Un noble y destacado gesto tuvieron los integrantes del Centro de Estudiantes Bragado 2017.
Con el excedente que dejó la fiesta de egresados realizada hace un par de semanas, tomaron la decisión de comprar elementos para ser entregados a distintas instituciones.
Federico Prado, en nombre del Director de Juventud y Derechos Humanos, recibió a Lucila Castaño, tesorera del CEB y a Silvia Vera, directora del Hogar de Ancianos San Luis, para anunciar esta acción solidaria.
“Esto es una muy buena noticia para nosotros, porque tiene que ver con la buena administración y el buen trabajo que tuvieron los chicos del Centro de Estudiantes del año pasado; nosotros desde el Estado estuvimos trabajando con ellos junto a las otras áreas del Municipio. Es algo que verdaderamente nos pone muy contentos”, expresó Prado.
Lucila Castaño comentó que el primer objetivo fue pagar todo lo que correspondía a la fiesta y tomaron la decisión entre los integrantes del Centro, de hacer la donación del excedente: “Teníamos ganas de terminar como habíamos comenzado, con una donación: en aquel caso de juguetes y ahora es algo mayor”.
La joven informó que se pudieron comprar cinco ventiladores para el Hogar; 100 “practi-baños”; un pie de suero; dos bastones trípode y pintura para el patio la Escuela Especial Nº 501.
Además, se hará la compra de agua mineral, que se entregará en el Hogar San Luis y otros centros de niñez y juventud.
Silvia Vera, en nombre de la institución que dirige, agradeció públicamente la acción de los jóvenes y señaló: “Hace unos días Lucila se puso en contacto conmigo para preguntarnos qué necesidades podíamos tener; le manifesté algunas cosas que teníamos previstas comprar en enero. Estamos felices y los estudiantes con el excedente pudieron haber hecho alguna otra fiesta o un gran asado para todos, pero decidieron utilizarla en un gesto solidario y más aún, dirigido a adultos mayores, así que considero que no hay mejor manera de arrancar el año”.
Aclaró que en el Hogar, todas las habitaciones tienen su correspondiente ventilador de techo, pero debido a los intensos calores, resulta muy bueno poder reforzar con los ventiladores de pie.
Por último, Lucila Castaño agregó que el excedente de la fiesta fue de $40.000 y que poco más $7.000 serán donados a la familia Cañú, que hace unos días sufrió la pérdida de su hijo de solo 19 años, por una enfermedad y que para afrontar su tratamiento debieron sacar un crédito que ahora tienen que pagar.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin