Press "Enter" to skip to content

ESPACIO DE OPINIÓN

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Era del agro, era de la industria y era del conocimiento deberían estar uniéndose de la mano de la ciencia y la tecnología, y en beneficio del ser humano en la repartija de utilidades. Educar para ser y así hacer, de esa manera, el tener sería consecuencia de la secuencia. Resulta que tenemos un país donde se desinvirtió en ciencia y tecnología y se desindustrializó; regresó al reloj de arena, primarizando la economía y endeudándose para sostener un pasivo que el mismísimo gobierno nacional creó; deuda para pagar intereses de deuda (una locura); la deuda soberana (mala) es totalmente irresponsable desde cualquier punto de vista, peor aún es el endeudamiento interno en que nos estamos metiendo ya que tampoco se puede pagar sin activos que produzcan dividendos reales avenidos de la productividad y no de la bicicleta financiera. No se va a poder pagar porque cuando el estado no le pague a los bancos, los bancos hacen la simple: no pagan a sus ahorristas, bonos Lebacs y la mar en coche; pagar con más ajustes no se puede, es una película que ya estuvo en cartelera, en Argentina y otros países del mundo.
Cuando el saldo comercial es insuficiente, no se puede rescatar dólares para el pago de deuda. No existe ni proyecto, ni plan de acción, ni visión para poder armar una misión, porque el sistema mundial está colapsando a tal punto que ya no es “países desarrollados” versus “países subdesarrollados”, es “oligarquía financiera internacional y petroligarquía financiera islámica” versus el resto. ¿Cómo es posible que la globalización sea mala para los países en vías de desarrollo y mala también para los países desarrollados? Y la respuesta es: porque la definieron las corporaciones para ellas mismas.
Quizás a esta altura de la escritura usted esté pensando cómo es posible que un paisano sin estudios puede estar analizando y escribiendo el producto de su análisis, bueno porque por lo visto quienes supuestamente saben no lo hacen… alguien lo tiene que hacer ¿no? Preguntémonos más bien cuándo, cómo y por qué nos metimos en este berenjenal, en este laberinto sin salida… Bueno, dicen que quien cree que sabe, no sabe pero quien se dio cuenta que no sabe ya comenzó a saber. Digo esto porque si sabemos y no entendemos, nunca lograremos que el agua nos llegue al tanque. Agradezco la predisposición de los medios de comunicación en darme la oportunidad de expresar mi verdad relativa y espero que sirva, aunque más no sea para que alguien más use de buena manera estos medios y expresar este pedido, hace varios años que lo vengo haciendo, y con poco quórum ya que los diarios tienen a disposición, por ejemplo, carta de lectores, la cual casi no se usa. Escriban, expresen y que la sociedad elija a quien escuchar y que conozca la diferencia entre quien te dice lo que tenés que escuchar, quien te dice lo que querés escuchar, y quien te dice lo que solo a él le conviene que escuches.
Abrazo grande y ¡feliz 2018!
Sergio Edgardo Pedrosa – “El paisano”
DNI 14723099
Partido de la Concertación FORJA – Bragado

Por Sergio Pedrosa

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin