Press "Enter" to skip to content

Una carrera legendaria está por cumplir 70 años

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Ya no quedan sobrevivientes, pero se mantienen vivos los recuerdos

Entre Buenos Aires y Caracas, capital de Venezuela, hay unos 3900 kilómetros. Son muchos y, en 1948, parecían aún más. Sin embargo, una carrera de autos unió ambas capitales, con organización del Automóvil Club Argentino, a través de 14 etapas, algunas de las cuales se corrieron de noche.
Justamente en ese marco, allá por la 5. ª etapa después de haber ganado el tramo anterior, se produjo el accidente que le costó la vida al acompañante de Juan Manuel Fangio.
El piloto nacido en Balcarce, y que corrió con el Chevrolet Nº 1, fue pocos años más tarde, figura internacional, siendo cinco veces campeón del mundo en Fórmula Uno.
En esa competencia, BRAGADO estuvo representado por Pablo Trincavelli, con el Nº 88, teniendo como copiloto a Carlitos Grosso. El próximo 12 de agosto se cumplirán 18 años del fallecimiento de don Pablo que, aunque había nacido en 9 de Julio, se sintió bragadense de corazón y tuvo muy destacadas actuaciones en el automovilismo de aquella época.
La foto que se publica, con el Ford Nº 24, lo muestra en la Vuelta de Olavarría, donde fue tercero en la general, siendo ganador Marcos Ciani, el piloto de Venado Tuerto.

Volviendo a la Buenos Aires – Caracas, el triunfo correspondió a Domingo Marimón, de Cosquín, siendo escoltado por Eusebio Marcilla y Juan Gálvez. El juninense Marcilla, justamente, fue quien auxilió a Fangio cuando se accidentó, ganándose merecidamente el calificativo de “caballero del camino”. Su vida se tronchó trágicamente en 1953, en Recreo, Santa Fe, en momentos que corría una competencia y estaba en los primeros lugares. Su auto se distinguió por llevar sólo la leyenda “Junín”, sin ninguna

connotación política.

Los hermanos Oscar y Juan Gálvez, pilotos de los autos 3 y 9, respectivamente, fueron animadores indiscutidos de la prueba a Caracas, habiendo ganado DOCE de las 14 etapas y retrasándose en la última, que fue ganada por el mendocino Víctor García. Tenían gran ventaja en la general y Oscar llegó aún con minutos a su favor, pero fue desclasificado por haber recibido ayuda de un particular para poder avanzar, sobre todo en los lugares donde había subidas en el camino. El motor del Ford no había soportado el duro esfuerzo.
La rivalidad Fangio – Gálvez (Chevrolet – Ford), era muy grande. En el regreso a Buenos Aires, que se largó en Lima, el ganador fue Oscar Alfredo Gálvez, en una especie de revancha de la frustración vivida al llegar a la capital venezolana.
En 1978, se corrió un rally en recordación a la legendaria carrera de 30 años antes. En su desarrollo, en territorio brasileño, encontró la muerte Roberto Mussini que compartía la conducción del Ford Falcon Nº 405. Fue en los primeros días de septiembre.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin