Press "Enter" to skip to content

Espacio de opinión

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Hay señales que deben hacernos reflexionar sobre el país que queremos

La incapacidad de nuestro país hoy día nos está llevando a una fragmentación territorial. Tenemos una fuerza aérea donde nuestros aviones no vuelan; compramos aviones de juguete; no tenemos barcos, etc.
Ya pagamos culpas en el 55, cuando el Ejército se levanta contra un gobierno popular que reconstruía el Ejército en todos sus aspectos. Ya lo decía Scalabrini Ortiz: “El golpe del 55, fue un golpe británico”.
La lógica es que todo espacio vacío se ocupa; eso es ley geopolítica. La Patagonia argentina hoy está siendo un espacio vacío; vaciado de contenidos y viciado de acontecimientos, que por un lado nos hace pensar en Perón que quería construir un ferrocarril que llegue a esa zona y o en Alfonsín, que quería trasladar la Capital al sur.
Tenemos un submarino desaparecido; unas islas Malvinas casi perdidas, un tratado antártico casi adueñado técnicamente; una Tierra del Fuego vaciada de trabajo, con motivo de las importaciones, y si a eso le sumamos una cantidad de políticos que solo piensan en la próxima elección, construyendo obras de orden táctico, pero no de infraestructuras.
Este signo de preocupación nos tiene que hacer reflexionar y tomar decisiones al respecto. Podemos elegir entre hacer un silencio místico, o reaccionar, pero en los dos casos hay que tomar acción y prepararse, ya que los ojos del mundo están puestos en esta zona y ya sabemos los porque a sabiendas que la relación de fuerzas es desfavorable, hay que cuidar la soberanía con estrategias de no perder recursos naturales, de no firmar acuerdos que nos compliquen más aún; no dejar que se lleven nuestra pesca, nuestro litio, nuestra agua. Cuando un país no tiene proyectos, otros países proyectan por nosotros subordinándonos a su poder.
Sabemos que si estamos demasiado tiempo ocupados en lo urgente y olvidamos lo importante, un día lo importante pasa ser urgente y ya es tarde. Desde el punto de vista humano, podemos actuar reactivos o proactivos, por ende hay que trabajar en lo importante siendo proactivos aunque silenciosos. Es hora de que quienes pensamos parecido, juntarnos y reconstruir un poder nacional que esté más allá de las problemáticas cotidianas; problemáticas cotidianas que bien podrían solucionarse antes de que sucedan. Llámese tomando medidas en causas que provoquen efectos en beneficio colectivo y no en un solo sector, de lo contrario estaremos curando efectos de causas provocadas.
En la lucha política el pensamiento estratégico molesta al táctico. Saber es importante, pero entender lo es más. Algún día entenderemos que nuestros problemas estriban en que nunca construimos desde las bases y con el tiempo que corresponda mentores que lleguen a la presidencia de la Nación, con un pensamiento estratégico rodeado de todos los estratégicos, técnicos y tácticos que corresponda y eso es responsabilidad de la ciudadanía toda, por ende hay que participar, incluyendo a la juventud que hoy son el presente, a construir el futuro.

Firma: Sergio Edgardo Pedrosa – FORJA Bragado.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin