Press "Enter" to skip to content

Un noble gesto de un grupo de vecinos para que Diego pueda trabajar

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Le consiguieron un puesto de diarios y revistas que fue instalado en Rivadavia y Suárez, para que pueda desarrollar su tarea diaria de vendedor

En épocas en que muchas veces hay que referirse a cuestiones poco felices, e incluso algo desagradables, cuando aparecen noticias como estas son merecedoras de un espacio en un diario, portales de internet o canales de televisión.
Es que cuando la solidaridad se ve reflejada en distintos tipos de acciones dignas de destacar, es muy necesario que nuestra comunidad se entere de las cosas buenas que pasan.
Quienes circulan a diario por calle Rivadavia seguramente han notado la presencia de un joven que, en la esquina de calle Suárez, se dedica a vender diarios.
Se trata de Diego Pader, un trabajador que se las ingenua para ganarse unos pesos dignamente y que muchas veces queda expuesto a las altas temperaturas (como las de estos días), lluvias y otras inclemencias.
Lo cierto es que esta situación fue advertida por un grupo de vecinos, entre ellos el Dr. Juan Fabarón, Jorge Macías y Daniel Disanti, quienes tuvieron la iniciativa de gestionar y conseguirle un puesto fijo de venta de diarios y revistas.
Ayer por la mañana, ellos mismos estuvieron trabajando para colocarlo en la vereda del edificio donde funcionaron varios supermercados (Rivadavia y Suárez) para que, a partir de ahora, Diego tenga un lugar donde poder desarrollar sus ventas y protegerse de las inclemencias meteorológicas.
En pleno trabajo y en nombre de los impulsores de esta fabulosa idea, Daniel Disanti comentó: “Estamos muy contentos porque logramos conseguir algo que Diego necesitaba mucho para que pueda trabajar. Esta es una iniciativa de un par de muchachos que se propusieron darle una mano y acá estamos”.
Agregó que todos los días pasaban y veían a Diego vendiendo los diarios y luego de un tiempo se pudo conseguir este puesto que era muy necesario para él.
“A mí me convocó Jorgito Macías, me contó lo que había pensado y yo pude dar una mano en lo que se refiere a logística, pero atrás de esto hay mucha gente que es anónima, que lo ha hecho de corazón. Acá no hay nada de política más allá que en mi caso me ha tocado participar, pero en este tipo de cosas no hay nada de eso, porque lo único que queríamos era ayudar a un gran laburante”, expresó.
Según nos relató Diego Pader, en septiembre se cumplieron dos años que ha iniciado su labor como vendedor de diarios y agradeció a la gente que siempre para y le compra un ejemplar para ayudarlo.
Muy emocionado, no dejó pasar la oportunidad para agradecerles a las personas que hicieron posible la instalación de este puesto que tranquilamente podría pasar a llamarse, “La Esquina de Diego”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin