Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Son tiempos de mucha discusión, con escaso saldo favorable”.

La Calle sabe que, Dios mediante, el Papa Francisco estará hoy en Chile. Sólo la cordillera lo separa de su país de nacimiento, el que seguramente lleva en el corazón. Allá, en los días previos, hubo marchas de rechazo por su visita. Sin embargo, es posible que una multitud lo reciba con alegría y reciba su mensaje con emoción.

Vvvvvv

¿Qué significa el Papa para el mundo?, preguntó alguien. La Calle, sin pensarlo mucho, esbozó una respuesta: “Es una autoridad moral; una voz que llama a la paz, a la tolerancia; un llamado constante en defensa de los que menos tienen”.

Vvvvvv

Lo que no fue fácil fue ensayar una explicación de su reticencia a visitar Argentina, contradiciendo aquello de la tolerancia. En todo caso, sin animarse a plantear su desacuerdo -con el gobierno nacional-, si lo hubiera.

Vvvvvv

Se sabe que Francisco, perdón por la confianza, es de clara tendencia peronista. Seguramente de la primera etapa, cuando Evita estaba viva y los marginados vivían su mejor momento.
En nombre del peronismo, llegó al poder Carlos Menem, reelegido por la mayoría. Su anuncio de “revolución productiva” se transformó en liquidación de los ferrocarriles y otras empresas del Estado.
¿Qué habrá opinado Monseñor Bergoglio, en aquellos tiempos?

Vvvvvv

¿Por qué no estaba de acuerdo con el gobierno en la era del kirchnerismo? Sus misas, en los aniversarios patrios, oficiadas en la Catedral, encontraban a las máximas autoridades, asistiendo a los actos oficiales en Tucumán…
Eran tiempos de sus visitas a las villas, allí dónde supo ganarse un lugar en el corazón de la gente, el Padre Mujica.
Extrañamente, mejoró su relación con el gobierno nacional, al acceder al Papado. Los que no iban a escuchar sus misas cruzando la calle, fueron al Vaticano, llevándole regalos…

Vvvvvv

Son humanas contradicciones que, por ser un ser humano, también las tiene el Papa. Un Papa que no puede descalificar al gobierno actual por su pensamiento ideológico. Mejor debería guiarse por los resultados y, cara a cara, pedirle al Presidente que no deje de pensar en los pobres; que no arroje al olvido su promesa sobre la pobreza…
Su mensaje, desde Chile, tal vez cruce la cordillera y llegue a oídos de las autoridades argentinas.
-La Calle, por lo que significa la fe para el mundo, quisiera poder entender esta posición del Santo Padre.

Vvvvvv
En todo caso, hay que valorar sus gestos en pos de la paz de los pueblos; su llamado a favor de los refugiados, que no caben en el Vaticano, lugar de lujo que el Papa no ocupa…
Hacer un esfuerzo y entender su decisión. También su derecho a equivocarse. Desde su óptica, tal vez sea el modo de decirle al presidente Macri que no comparte su propuesta. Deberá esperar los resultados para juzgarlo.
-Los gobiernos que expusieron mensajes peronistas, tampoco hicieron demasiado, por los habitantes de las villas. ¿O sí?

Vvvvvv

Los argentinos tenemos que discutir menos y entender un poco más. Saber que el vecino, con otro pensamiento, tiene derecho a eso y sigue siendo hermano nuestro.
Pensar y exponer, pero también escuchar. La realidad nacional, con mucha historia a cuestas, demuestra que hemos perdido tiempo en el camino, con divisiones que han servido para demorar la llegada al estado de bienestar que nos merecemos.

Vvvvvv

La Calle, recordando el tema tanguero de la “bicicleta blanca”, casi podría jurar que cuestionaríamos a Jesús, aun siendo testigos directos de su calvario…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin