Press "Enter" to skip to content

El ciclismo ha tenido buenos dirigentes

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Allí hay que buscar las razones de la buena salud de la Doble

Se ha dicho muchas veces: Cuando se van los ciclistas de la carrera de este año, la gente inicia la cuenta regresiva en espera de la próxima edición. Es decir, hay quienes llevan un año aguardando la largada de la competencia del 2018…
Se pondrá en marcha el día 3 de febrero y llegará aquí el viernes 9. Los nostálgicos recuerdan muchas veces que después de la llegada, los dirigentes hacían la clasificación muy cerca de la esquina de Pellegrini y Mitre. Eran tiempos donde todo se hacía en base a memoria, papel y lápiz…
Cuando en la Pellegrini por dónde avanzaba el pelotón en busca de la bandera a cuadros, había una chapa en bronce, que reconocía a don Amelio ORTÍZ, como representante del Club Ciclista Nación, organizador tradicional de la Doble Bragado, iniciada en la década del 40.
Ganadores de entonces, como Miguel Sevillano, Oscar Giacché o Juan Carlos Haedo, llegaban a Bragado con la aureola de ídolos que hoy sigue acompañando a los muchachos actuales.
El tiempo está poblado de dirigentes locales que trabajaron mucho y en silencio por el brillo de la Doble que hacía trascender a Bragado fuera de las fronteras.
Hay que recordar que ellos estaban respaldados por el entusiasmo de Jorge Alfaro, amigo de Jorge Grosso y “Pampa” Reyes, cuya figura no estará visible, aunque resultará imposible no tenerlo presente.
Allí han estado dirigentes como Luna, Sayal, los Soldá, que se fueron haciendo amigos de Donato Prezioso, de tanto llegar con la carrera.
En una de las esquinas de la plaza 25 de Mayo, don Rubén Ubaldini, se encargaba de entregar los papelitos dónde se indicaba el lugar de alojamiento de los ciclistas. Muchas veces, muchos de ellos durmieron sobre colchones, colocados en el piso del Cuartel de Bomberos…
Por años y años, el lado afectivo de la carrera, para con los corredores, ha estado a cargo de quienes como Beba Báez o Coca Rodoni, preparaban el almuerzo y la cena…
Estamos diciendo que la carrera es HOY, pero ha tenido un AYER que le permitió crecer en el corazón de la gente… ¿Cómo no recordar y agradecer?

Dante Benvenutti, ganador en 1953

Miguel Sevillano, ganador de la Doble en 1948

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin