Press "Enter" to skip to content

Hace 50 años, el fútbol fue capaz de otra hazaña

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Estudiantes de La Plata, con Osvaldo Zubeldía como DT, se consagró Campeón Intercontinental, después de ser Campeón de América

1968 en lo deportivo fue una año espectacular, con importantes victorias, una de ellas en fútbol. Un equipo de los denominados chicos, Estudiantes de La Plata, bajo la dirección técnica de Osvaldo Zubeldía, comienza jugando la Copa Libertadores de América, junto a grandes y poderosos equipos del continente, entre ellos Independiente de Argentina; Millonarios y Deportivo Cali, de Colombia; Universitario de Perú; Palmeiras de Brasil y nada menos que Racing Club de Avellaneda, último campeón intercontinental, triunfo conseguido con un golazo del Chango Cárdenas, que de vez en cuando todavía se suele ver por T.V.
El modesto equipo platense tenía que medirse y eliminar a semejantes equipos, por eso comenzó jugando con garra, buen fútbol, disciplinado, laborioso, responsable y con un técnico muy capaz como era Zubeldía.
(Había nacido en Junín, el 24 de junio de 1927 y murió en Medellín, Colombia, el 17 de enero de 1982, a los 54 años).
Los primeros equipos en caer bajo su fútbol fueron Independiente de Argentina y Millonarios de Colombia, después le siguieron Universitario de Perú, y en la semifinal se enfrentó con Racing de Argentina, no fue fácil eliminar al último campeón, los dos ganaron su partido como local, y el desempate en Buenos Aires, terminó empatado 1 a 1, clasificando el “Pincha” por haber hecho un gol más en el partido anterior.
La final de la Copa Libertadores es nada menos que con Palmeiras de Brasil, el primer partido en La Plata, lo ganó el local por 2 a 1 con goles de Verón y Flores; el segundo en Brasil lo ganó Palmeiras 3 a 1, desempatando en Montevideo con un impresionante triunfo de Estudiantes por 2 a 0, con goles de Ribaudo y Verón, coronándose Campeón de América, toda una hazaña para un equipo chico como el platense.
Para completar la hazaña faltaba ganarle al campeón europeo, el poderoso equipo inglés, Manchester United, que tenía como estrella al famoso “Bobby” Charlton, parecía algo demasiado utópico para el humilde Estudiantes, pero el D.T. Zubeldía preparó a sus muchachos para poder lograrlo. El primer encuentro se disputó en Argentina y el nuevo campeón de América, logró vencer por 1 a 0 con gol de Conigliaro, ese triunfo por la mínima diferencia (magro resultado para algunos), le quitaban algo de chance para el partido en Inglaterra, porque allí nadie dudaba que el Manchester iba a ganar ese encuentro, mientras la prensa inglesa hacía todo lo posible para crear un clima hostil, que favorecía a su equipo y nuestro Estudiantes cayera en ese juego.
Finalmente llegó el día del gran encuentro definitorio. Éste se jugaría el 16 de octubre de 1968, en el estadio Old Trafford, en Inglaterra. El Campeón de América salió a la cancha con, Alberto José Poletti, Oscar Miguel Malbernat, Juan Ramón Aguirre Suárez, Raúl Horacio Madero y José Hugo Medina; Carlos Oscar Pachamé, Carlos Salvador Bilardo, Néstor Hugo Togneri, Felipe Ribaudo, Marcos Norberto Conigliaro y Juan Ramón Verón; luego Juan Miguel Echecopar reemplazó a Ribaudo.
El campeón europeo formó con Stepny, Dunne, Foulkes, Sadler, Brennan, “Bobby” Charlton, Crerand, Morgan, Law, Kidd y Best. El referí fue Zicevic, de Yugoslavia (obviamente jugó a favor de los ingleses).
Desde el comienzo, Estudiantes demostró estar en un muy buen nivel, dando una clara lección de fútbol, todo lo que habían preparado los ingleses para atemorizar al equipo argentino no tuvo éxito; no fue tomado en cuenta por el “Pincha” que firme, compacto, heroico atrás, batallador, inteligente, práctico y marcando a presión en medio campo, empleando cuando podía el contragolpe, como se lo había enseñado el maestro Zubeldía.
Manchester, como se suponía, se lanzó una y otra vez al ataque impulsado por su estrella “Bobby” Charlton. En los primeros minutos Estudiantes estuvo acorralado por el ímpetu del equipo inglés y el constante aliento de sus hinchas que copaban totalmente el estadio. Ese dominio sólo duró unos cinco minutos: en el primer ataque argentino, en un tiro libre que ejecutó Madero, la pelota le cayó a la “Bruja” Verón, que convirtió el gol. Nadie lo podía creer, fue un balde de agua fría para el Manchester y la tribuna que enmudeció. Estudiantes había ido a defender el gol conquistado en Argentina y a los 5 minutos se encontró que estaba en ventaja por dos goles. Con esa diferencia, el equipo nacional se afianzó en la cancha y el esfuerzo de los ingleses no dio resultado, sólo consiguieron un gol a los 90 minutos, pero ya era tarde. El juez alargó mucho el encuentro, pero tuvo que hacer sonar el silbato indicando el final, que coronaba a nuestro humilde Estudiantes, como el nuevo Campeón del Mundo.
En la Argentina, y sobre todo en La Plata, la alegría fue indescriptible; los cánticos copaban los bares y los lugares públicos, oyéndose algunos como éste: “Si ven una bruja sentada en una escoba… ese es Verón, Verón que está de moda”. Coches pintados, camiones cargados de hinchas con bombos y platillos, recorrían las calles; hombres, mujeres y niños daban rienda suelta a su alegría, los 90 minutos de sufrimiento, donde pasaron muchas cosas, habían quedado atrás, Estudiantes de La Plata era el CAMPEÓN INTERCONTINENTAL.
De esto hace ya 50 años; muchos de nosotros lo vivimos escuchando la radio y después en las revistas deportivas.

Autor: Luis Spolitini.
Publicado por “El Cóndor”, periódico de Carlos Tejedor.

El plantel de Estudiantes de La Plata, campeón intercontinental 1968
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin