Press "Enter" to skip to content

Rubén Mopardo se refirió a la prestación de servicio de ABSA en los meses de verano

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Reconoció que hay sectores donde hay poca presión y eso es por derroche de agua -Además se refirió a las obras en el predio del tanque y al recambio de cañerías

Desde hace ya varios meses se vienen realizando distintas obras en el predio donde se encuentra el tanque de agua corriente de ABSA, ubicado en Macaya y Dorrego.
Visitamos el lugar y fuimos recibidos por el gerente de la firma en Bragado, Rubén Mopardo, quien nos comentó los aspectos en el que están trabajando y lo que se proyecta para este 2018.
En primer lugar señaló que las tareas en el tanque, están a punto de finalizarse, aunque todavía restan otros trabajos a llevar a cabo para dejar el lugar en buenas condiciones: “Se ha hecho la reparación de la parte edilicia que estaba muy destruida; se hicieron los techos nuevos, veredas, pintura y se reacondicionaron todos los edificios. En lo que es el tanque en sí, se pintó la parte externa y adentro se hizo la desinfección y reparación ya que tenía algunas perdidas. Se arreglaron algunas llaves para poder trabajar con el tanque”.
-Mopardo destacó que en el caso de la desinfección es una tarea de rutina que harán una vez por año.

“Yo hace 23 años que estoy en la empresa y prácticamente no teníamos nada. Se han hecho baños; vestuarios; un salón comedor, para que la gente tenga para su refrigerio como corresponde y estamos trabajando en reacondicionar un taller, para poder realizar algunas reparaciones”, expresó.
Los meses de mucho calor es una época donde se hace mucho hincapié en la población para que haga un uso racional de agua, debido a la gran demanda que hay a partir del llenado de piletas, lo que muchas veces lleva a que se produzca un gran derroche.
-Con respecto a ese tema, Rubén Mopardo reconoció que vienen bastante complicados, porque se está derrochando mucha agua y remarcó la importancia de cuidar el vital recurso: “Aparentemente es algo que no estamos entendiendo, porque cada vez hay más derroche, cada vez hay más consumo y es algo que nosotros ya no lo podemos frenar, porque más de lo que hemos hablado, o incluso hemos tratado de concientizar parando en las veredas donde vemos la pileta de lona con la manguera constantemente adentro. Hay lugares donde hemos pasado nosotros y vimos mangueras atadas en una planta, con el agua saliendo continuamente y los chicos jugando abajo. A esas cosas no las podemos eludir y esos grandes derroches nos hace que tengamos lugares con muy baja presión”.
-La zona más afectada es la del Hospital, barrio Fonavi y El Complejo, de hecho, nos comentó que desde ABSA se está abasteciendo de a una o dos veces por día con un camión cisterna, al nosocomio local: “Esta situación se da por el derroche, cuando la temperatura baja esta cuestión se soluciona notablemente”.
-Sobre las obras de recambio de cañerías, Mopardo explicó que continúan, donde se están reemplazando 14.000 metros de caños de agua, que no significa que habrá más agua, sino que se trata de caños que ya quedaron obsoletos y a muy poca profundidad debido a que las calles se han bajado y esto hace que se rompan fácilmente.
-Lo que sí se ha hecho, es el recambio de los 4100 metros cloacales, pero en lo que van un tanto retrasados es en el arreglo de las veredas: “Cuando terminemos de reparar esas veredas, ya tenemos un proyecto de 6600 metros de recambio de red cloacal. Con lo de las veredas venimos un poco retrasados, porque surgieron un par de cosas que no tuvimos en cuenta, como por ejemplo la fabricación de las baldosas, donde hay un montón de modelos que son muy difíciles de conseguir y hemos ido a buscarlas a ciudades vecinas, porque los fabricantes no alcanzan. Pero yo quiero aclarar que las veredas se van a reparar tal cual estaban”.

PARA FINALIZAR

Para finalizar manifestó que a la hora de hacer un balance de su función como gerente, afirmó que está muy conforme por lo hecho, que es fruto del esfuerzo de todo el personal: “Cuando arrancamos en enero del 2017, iniciamos con 600 reclamos atrasados…, donde parecía que sería imposible levantarlos. Pero hoy por hoy gracias al esfuerzo de todos, porque ésto es un equipo y si no es así, no funciona, se ha logrado que estemos trabajando con los reclamos de la semana. Se ha notado una merma importante en la cantidad de llamados por el servicio cloacal, a partir del recambio que se ha realizado y por la limpieza en los colectores que se llevaron a cabo, además de las reparaciones en los mismos”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin