Press "Enter" to skip to content

Importante operación se realizó en el Sanatorio del Círculo Medico Bragado

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Los doctores Gabriel Davico y Valentín Belamendía realizaron el implante de una “prótesis no convencional” de cadera, a una paciente de 77 años.

El Dr. Arturo Gianzanti convocó a los medios de prensa para informar a la comunidad sobre una importante intervención quirúrgica que se realizó en el Sanatorio del Circulo Medico Bragado, institución a la cual dirige.
Se trata de una cirugía de cadera, donde se colocó una prótesis no convencional y estuvo a cargo de los doctores Valentín Belamendía y Gabriel Davico.
Gianzanti expresó su satisfacción porque una vez más, los profesionales médicos del sanatorio mostraron toda su maestría para tratar a una paciente compleja. “Se trató de una revisión de cadera, de prótesis, en una mujer de 77, años con una técnica novedosa y parecida a la que recientemente utilizara el Dr. Carlos Casadey, pero con otras variantes que también la hacen inédita a nuestra institución y con muy buenos resultados”.

El Director del Sanatorio destacó también que además de los doctores Belamendía y Davico, participaron de esta intervención, un médico de Buenos Aires, el anestesista Jorge Duhalde y todo el equipo de cirugía, al igual que el de toda el área de terapia intensiva.
Con respecto a la evolución de la paciente, la misma ya se encuentra en su casa, tras permanecer 4 días internada.
“Estamos muy contento de poder realizar estas intervenciones que anteriormente no se podían hacer, pero nuestros profesionales lo han logrado y son uno de los pilares de nuestra institución”, señaló.

DR. GABRIEL DAVICO

Explicó que la paciente es una mujer de 77 años que comenzó con las consultas a raíz de un dolor por una claudicación de una cadera izquierda y una limitación funcional.
Dicha paciente ya tenia dos cirugías de cadera previas, donde se le había colocado una prótesis primaria por artrosis, la cual se le aflojó; luego se le colocó una prótesis con un tallo un poco mas largo, que también sufrió un aflojamiento.
“Ahí me consulta sin muchas posibilidades de tratamiento, ya que había que buscar algo un poco mas especial para tratarla. Lo que se hizo fue sacar varias fotos a las radiografías, hice consultas con el Dr. Belamendía para ver que tipo de prótesis se le colocaba y se decidió por una prótesis no convencional o mega-protesis”, contó.
Durante un año y medio se estuvo programado esta operación con todos los estudios pre-quirúrgicos a la paciente, para que todo saliera de la mejor manera.

Davico destacó que el sanatorio cuenta con las instalaciones, aparatología y profesionales acordes para que esta intervención se haya podido llevar a cabo. “Estamos contentos, era un gran desafío porque generalmente estas cirugías las hacíamos en centros grandes como el Hospital Fernández”.

DR. VALENTIN BELAMENDIA

Comentó que a la paciente se le colocó una prótesis primaria (ver imagen 1) donde el tallo, que es lo que se introduce dentro del hueso, era relativamente corto.
Todas las prótesis, sea del material que sea, tiene una vida útil de 10 a 15 años (con variables), y cuando se afloja ese implante primario se realiza una cirugía de revisión donde no se puede volver a colocar el mismo implante, sino que hay que colocar otro, con más agarre.
En la segunda prótesis que se le colocó (ver imagen 2), se ve que la misma tiene un tallo un poco más largo y con una copa, donde encaja el tallo, un poco más grande ya que en cada cirugía que se le hace el paciente va perdiendo algo de stock de hueso.
“Cuando se afloja la segunda prótesis se nos van agotando las alternativas para ir utilizando, tentemos que seguir usando implantes más grandes y en este caso ya no tenemos stock óseo, en la primer parte del fémur, por eso tenemos que resecarlo. Ante esta situación tenemos que usar una mega-prótesis, donde de la mitad de fémur para arriba, es prótesis y se ancla en la parte de abajo con cemento”, explicó.
Agregó que el stock óseo que se resecó se utilizó como injerto. para poder fijar la parte superior de la prótesis (copa) con la pelvis.
“La novedad es que no hay casi antecedentes de colocación de prótesis de este tipo. Pudimos contar con el apoyo y la destreza del Dr. Guevara, de Buenos Aires, y por suerte salió todo bien, la paciente ya se está sentando así que estamos muy contentos por esta cirugía y nos anima a seguir realizando intervenciones complejas”, expresó.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin