Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Con el tiempo, parecen que aumentan los defectos y se ahuyentan las virtudes…”.

Este pensamiento refleja lo que observa La Calle de su propia persona. No pretende que esto sea una regla general, ni mucho menos. Ocurre que uno ha ido copiando y copiando mal… De tanto escuchar que, “este mundo es de los vivos, no para los ingenuos, ni los buenos”.
Finalmente, parodiando al Chapulín Colorado, se termina siguiendo a los malos…

Vvvvvv

De cualquier modo es bueno tener en cuenta algunas cosas. Recuerdos dejados por personas de bien, intachables, capaces de dar lo que no tenían. Eso se les ha dado un lugar en la consideración general. No es poco; por el contrario es TODO…
La contra es que los testigos de la calidad humana de esos seres, son cada vez menos. Para lograr sus testimonios, hay que pedir las llaves del cielo…

Vvvvvv

Don Enrique BENDERSKY… Sus restos descansan en el cementerio de Carlos Casares. Queda lejos para llevarle flores. Las debe tener, aún cuando no se las vea…
Una plazoleta lleva su nombre; es bueno porque hay algunos juegos para chicos. Por allí pasan pibes, gente joven que ni lo conoció. Todos piensan que por algo ese lugar se llama así. Don Enrique tenía un corazón de oro; su familia fue dueña de una mueblería que “vistió” las casas de Bragado y localidades vecinas, Mechita por ejemplo. Nunca le preocupó a don Enrique, cobrar las cuentas. Para él, lo que importaba era la felicidad de la gente.

Vvvvvv

Don Miguel ALTUNA… Fue ferroviario de los que amaban lo que hacían. Estaba orgulloso de los trenes que un día fueron argentinos. Fue dirigente sindical en serio, de los que hacen sin prometer. Mantiene familia en Bragado, por ejemplo, a dos de sus hijas. Deben estar orgullosas de su papá.
– Se fue sin sufrir el desencanto de no ver el paso de los trenes. Es decir, se evitó una gran pena.

Vvvvvv

Don Antonio RAMOS… Trabajó siempre. Es posible que no haya tenido vacaciones, algo que antes no se conocía. Supo vivir en la calle Alem, político fundador del radicalismo, partido al que adhirió, sin enojarse con nadie por pensar de otro modo. Fue alma-máter del Aero Club Bragado y tuvo la suerte de ser amigo de Carlitos Sanzol, un bragadense que vive en Mendoza, sin dejar de estar aquí.

Vvvvvv

Hay muchos para habitar la galería de los que no merecen el olvido. NO hay que ser injustos, pero no queda otro remedio, justamente por la cantidad.
Hoy, en este día de descanso que deja lugar para pensar, será bueno poder nombrar a Eduardo DE PAOLIS, vecino de la calle Avellaneda, cerca de la Comercial. Fue ferroviario, pescador, preocupado por su gente y la comunidad. Fue de los pocos que no tuvo vergüenza en llorar, el día que cerraron la oficina de Control Trenes Mecha.
-Lo hizo en nombre de todos los que debimos hacerlo y nos faltó coraje… En algún lugar del Club San Ramón, debe hacer un espacio para colocar una plaquita que lo recuerde.

Vvvvvv

En la misma laguna de Bragado donde trabajó muchos años don José DRAPANTI. Había venido de Italia, pero prestigió a su Patria adoptiva como el que más. Fue ferroviario, trabajando siempre y teniendo el parque de la laguna su segundo hogar. Ha sido oportuno unir su nombre y escasas referencias con su amigo, De Paolis. Allá arriba deben habitar espacios cercanos, como para poder charlar de vez en cuando…

 

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin