Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “La familia más que un slogan, es la razón que nos da aire para vivir”.

Uno se acostumbra. Estar rodeado de personas que forman el núcleo familiar. Se da cuenta de su valor cuando, por alguna razón, nos empieza a faltar. Allí descubrimos lo que nos perdimos al no expresar más seguido nuestro reconocimiento. Se descuenta que allí estamos, pero hay que hacerlo saber. Es que también se puede estar, pero sin estar…

Vvvvvv

De la familia siempre se espera todo. Estarán allí siempre. ¿Pasa igual con nosotros?. A veces, no hay ocasión de demostrarlo y nos vamos dejando dudas. En otros casos, nos toca apechugar y es cuando la “grata obligación”, debe expresarse. Ojala no estemos quedando en orsay…, cómo se dice en el fútbol…

Vvvvvv

Lo real es que, sin haber cumplido todas las cláusulas del contrato, siempre la familia nos ha bancado, en las buenas y en las malas. ES MUCHO, más que lo merecido. Por eso, aunque a veces nos toca pagar pequeñas facturas, La Calle no se puede quejar.

Vvvvvv

Uno no forma una FAMILIA para evitar terminar en un geriátrico. En aquellos tiempos, se pensó en la unión, en compartir, en los hijos que felizmente llegaron y son buena gente, a pesar de nuestros ejemplos a veces negativos…. Conclusión: Así es la vida y estamos agradecidos, convencidos que hemos dado mucho menos, que lo recibido. No es una frase. Es lo que se siente cuando no queda espacio para la mentira…

Vvvvvv

Lo encontramos casualmente. Lo normal era saludarlo a la pasada. Ahora, en la puerta de un negocio, hubo tiempo para hablar 3 minutos. “Yo siendo chico, me acuerdo de usted y ha sido una especie de referente para mí”, sintetizó. Fue una sorpresa grata. Es que no se anda por las calles queriendo ser ejemplo. Lo que nunca quisimos fue portarnos mal, a sabiendas.

Vvvvvv

Este muchacho, ya grande y nosotros viejos…, ha tenido problemas que pudo superar. Es padre de dos hijos y ha recibido la felicidad de tener un nietito, algo que es premio merecido y que le enciende con chispitas los ojos, al recordarlo. –El bienestar de uno, se basta también en la alegría de los demás, en especial cuando como este caso, donde hay valores humanos que finalmente pudieron expresarse. No hace falta decir que el encuentro nos hizo bien.

Vvvvvv

La noche del domingo en Cosquín… Cantó Facundo Toro, ante el aplauso del público. El muchacho, aún joven, aprovechó la oportunidad para agasajar a su padre, el legendario Daniel Toro que, al final, subió al escenario, después sus demás hijos y hasta una nieta, hicieron varios temas, entre los cuales estuvo El Principito.

Vvvvvv

Fue emocionante. Daniel Toro entrando en sillas de ruedas, pero animándose a ponerse de pie y saludar al público. Fue algo más que el reconocimiento de la familia; fue toda la plaza Próspero Molina, de Cosquín, rindiendo tributo a su trayectoria como cantor y como persona.
-Cuando los hijos siguen el camino de su padre, es que la tarea ha sido más que cumplida, aún con el destino andariego de los cantores populares.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin