Press "Enter" to skip to content

La pelea contra uno de los enemigos naturales más fuertes

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Por Gastón Espíndola

El día se había anunciado tórrido. Lamentablemente, la fuerza natural determinó que ese pronóstico se cumpla en esta zona de la provincia de Buenos Aires.
“Lo que debe ser trabajar al rayo del sol en estos días…”, imagina la mayoría cuando observa a esa gente que le toca ganarse el “mango” bajo condiciones climáticas totalmente desfavorables.
Pero ellos dejan los pensamientos a un lado y activan los músculos. Nada los puede detener porque en cada movimiento está el peso que llevan a sus hogares para que no falte el pan.
Por las calles de la ciudad, se pueden ver muchos hombres trabajando en edificios, casas y calles. Un ejemplo del último caso está a centímetros del Hogar Mignaquy, donde un grupo de siete obreros de la ciudad de Chivilcoy se encarga de las obras de agua y cloacas que se iniciaron desde hace algún tiempo.
“La Voz” tuvo la posibilidad de hablar con estos buenos muchachos, quienes comentaron que ya están acostumbrados a realizar sus actividades cuando el aire quema. Sin embargo, reconocieron que con temperaturas tan extremas como las de ayer es fundamental tomar agua todo el tiempo y mojarse la cabeza.
En la foto, que muy amablemente permitieron a este medio, se los puede ver descansando -lo hacen unos pocos minutos- a la sombra, el remedio más económico cuando el termómetro asusta. En el sector izquierdo de la imagen, se descubre otro de los secretos que les permite pelear contra el calor con una sonrisa: el mate.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin