Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Empatía es palabra poco frecuente, que quiere decir aprecio por nuestros semejantes”.

Dicen personas que saben muchas cosas, que hay que tener cierta dosis de EGOÍSMO. Esto es, no se trata de pensar mucho en los demás, olvidándose de uno mismo. Para ayudar, hay que estar más o menos bien.

Vvvvvv

Quien quiso hacer cosas por sus semejantes, en su idealismo, fue Ernesto Guevara, más conocido como el “Che”. Vivió intensamente, no dejó de arriesgar su propia existencia y murió en medio de la selva y la incomprensión. No lo entendieron -en el tramo final-, ni los destinatarios directos de su lucha…

Vvvvvv

Guevara que fue médico y debido a su asma, supo vivir en la ciudad cordobesa de Alta Gracia; había nacido en Rosario, el 14 de junio de 1928 y murió en Las Higueras, Bolivia, el 9 de octubre de 1967, lo cual quiere decir que ya se cumplió medio siglo.

Vvvvvv

En el corazón de los cubanos, permanece vivo el recuerdo hacia el argentino que acompañó a Fidel Castro en la revolución de 1959, derrocando a la dictadura de Fulgencio Batista.
La foto que se publica es del monumento que, en su memoria, fue construido en La Habana. Allí está la emblemática frase que apuntaló todo el proceso revolucionario: “Hasta la victoria siempre…”.
(Gracias por la fotografía tomada en la capital cubana, donde el afecto a todo visitante argentino, se expresa naturalmente)

Vvvvvv

La Calle suele necesitar tiempo para buscar temas para el comentario. Hace pocos días, con motivo de las graves inundaciones que afectaron parte del territorio salteño, el titular de Defensa Civil del lugar, hablando por TN, se refirió a la pobreza…
“Hay muchos habitantes, entre los afectados por el avance de las aguas, que desde siempre han vivido en condiciones inhumanas, en medio de la pobreza extrema y ante el olvido de sus semejantes”, dijo.

Vvvvvv

Esa frase se quedó dando vueltas en la memoria. Sus ecos volvieron a la realidad cuando La Calle fue hasta uno de los barrios de nuestra ciudad.
No está muy lejos del centro y hay realidades que duelen con solo mirar.
¿Qué hacer?, se preguntó La Calle. Con esa pregunta regresó a la redacción. La inquietud se mantiene inalterable y se hace necesario compartirla con alguien…
Prometemos no olvidar la intención de avanzar en el análisis. No hay nada más dañino que la resignación frente a una injusticia…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin