Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Los ferrocarriles, por ser parte del propio país, se niegan a quedarse en los museos”.

¿Cuándo hizo su primer viaje La Porteña, actualmente descansando en el museo de Luján…?
La Calle informa que fue el 29 de agosto de 1857, siendo el primer ferrocarril construido en territorio argentino y el iniciador de la extensa red ferroviaria que se extendió en los años siguientes.
El primer viaje no fue muy largo, ya que solo llegó hasta la estación Floresta…

Vvvvvv

Eso sí, se puede asegurar que en unos 20 años, las vías llegaban hasta Bragado… Frente a la realidad que nos toca vivir, con dos años sin un ver un tren de pasajeros, se ve que aquella gente, tenía otro ritmo.
La Calle aprovecha para recordar que fue en agosto de 1965 cuando, a bordo de un tren que arribaba a media mañana, se produjo su llegada a este lugar. No había fotógrafos para documentar el momento, aunque eso resulta entendible.

Vvvvvv

Que la banda municipal no estuviera presente fue disculpado. En el mismo tren debió venir gente mucho más importante que, en todo caso, merecía ese recibimiento…

Vvvvvv

En ese tiempo, medio siglo atrás, para los primeros días de noviembre, día de los Santos y los Difuntos, el local que hacía el recorrido hasta Mechita, extendía su recorrido hasta la puerta misma de la necrópolis, para comodidad de los pasajeros.

Vvvvvv

El tren estaba en todas partes. Por ejemplo, en Luján, los días domingo, el tren seguía hasta las cercanías del templo mismo, para que los fieles, devotos de la Virgen, no debieran caminar las 20 cuadras que hay desde la estación hasta la Basílica.

Vvvvvv

En estos días, a raíz de una nota publicada por “La Voz”, con la firma del señor Jorge Calvo, no faltó quien preguntara por este señor, vecino de la calle Conesa, con un pequeño comercio en Quiroga 55.
La Calle tratará de explicar algunos detalles al respecto.

Vvvvvv

Jorge Calvo fue ferroviario y trabajó años en la oficina de Control Trenes Mecha. Eran tiempos en los que corrían seis trenes diarios de pasajeros entre Bragado y Once. Se “armaban” en la playa de Mecha, no menos de 15 trenes diarios, que salían en distintas direcciones.
Era cuando las vías cubrían buena parte del territorio nacional, cuando las cargas, incluidos los animales en pie, compartían la tarea de traslado con los camiones, haciendo menos peligrosas rutas y contaminando menos el ambiente.

Vvvvvv

Jorge Calvo sabe lo que sufrieron pueblos y ciudades cuando, en la década del 90, los “abandonó” el tren, por decisión del gobierno elegido por la mayoría de los argentinos en mayo del 89.

Vvvvvv

Calvo ocupó cargos políticos, siendo concejal por el Justicialismo, de 1973 a 1976, cuando llegó el golpe de Estado del 24 de marzo. Eran tiempos brillantes del Concejo Deliberante, con personas como el doctor Rubén Bollini, Eduardo César Angione, Jorge Calvo, etc. Durante la gestión de Osvaldo Oliveros, por ser el primero en la lista de concejales, reemplazó al Intendente, cuando hizo falta.

Vvvvvv

Es decir, lo que el señor Calvo hizo fue expresar el sentimiento de muchos. Peticionar por el regreso del tren, debido a que, por ejemplo, hay vecinos que no pueden viajar por no tener el dinero suficiente. El tren ha sido siempre el medio más económico.
Reclama por la intervención de las autoridades, para acelerar la reparación de un puente que todo indica ya está listo para volver a prestar servicio.

Vvvvvv

Toma en cuenta finalmente que, habiendo llegado a Mechita una empresa de origen ruso, encargada de reparar coches y locomotoras, alguien debe cuidar los bienes ferroviarios por donde deberán pasar los TRENES que nunca debieron irse.
-En una palabra, La Calle y muchos más, adhieren a los términos de la nota firmada por Jorge Calvo.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin