Press "Enter" to skip to content

Estos días se ha escuchado y leído cada cosa sobre el aborto…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Casi siempre, el debate empieza por el embarazo no deseado, por las violaciones y los contextos de vulnerabilidad de miles de mujeres que, a pesar de tener que hacerlo solas y en la clandestinidad, abortan.
Y siempre nos olvidamos de que, si bien ese el costado más importante -porque definitivamente son muchas más las que pierden la vida en esos contextos- el aborto legal, seguro y gratuito es un esbozo de «solución» -sí, así, entre comillas- para muchas más que para las que no tienen acceso ni a educación, ni a salud y entre toda la opresión y precariedad que las aflige, quedan embarazadas y no pueden seguir adelante con embarazo, mucho menos llevar adelante la crianza de un/a niño/a.
La legalización del aborto sería, también, una posibilidad para todas aquellas que -como yo- quedaron embarazadas y sufrieron un aborto espontáneo. Porque cuando el embarazo se detiene naturalmente, el protocolo que NO se aplica en los casos en los que debería, sí se aplica con nosotras. Y también sufrimos la ilegalidad. También sufrimos el prejuicio, también sufrimos las consecuencias de haber concebido y no poder llevar a término un embarazo. Porque nosotras también vamos a la farmacia (sí podemos ir a la farmacia, casi deberíamos agradecerlo) y sufrimos la mirada prejuiciosa del farmacéutico que te tiene que vender el misoprostol. También tenemos que dejarle medio sueldo a ese mismo farmacéutico (No el mío en aquel momento, que resultó ser un copado), para que «consiga» las pastillas cual si estuvieras pidiendo que te venda cocaína. Nosotras también tenemos que pagarle la otra mitad del sueldo a ese obstetra que cuando le dijiste que tenías pérdidas, no te preguntó cómo estabas sino «¿qué estuviste haciendo?».
El aborto legal, seguro y gratuito, en nuestro país, es una ventaja para todas las mujeres.

Por Araceli Buffone

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin