Press "Enter" to skip to content

La Calle

La frase de hoy: “No queda tiempo para seguir “cambiando…”, pero eso le reclamamos a “Cambiemos”.

Tener años sobre las espaldas, significa haber acumulado experiencias. Hemos visto una foto -amarilla por el tiempo-, donde un muchacho de canillas flacas, ayudaba a sacar familias inundadas en calle Lamadrid. Era el año 1975… Hay que sacar la cuenta de los años pasados, para saber cuánta agua corrió por el puente de La Carlota…
Hay que ir al barrio y, más allá del asfalto, agua y cloacas, las necesidades siguen siendo las mismas…

Vvvvvv

Por eso, duelen los cambios sucesivos de gobierno. El que llega critica al que se fue y el que se fue, hace lo posible para que le vaya mal al que está. De ese modo, podrán volver. Y de nuevo, a empezar a remar…
En esa calesita de “yo no ayudo, porque quiero hacerlo yo” y “hago lo que puedo, pero miren lo que recibí…”, se ha conseguido el estancamiento nacional, o casi.
Al menos los que menos tienen, siguen estando en la lona, en un país bendecido por Dios, pero “empantanado” por el egoísmo.

Vvvvvv

De estas cosas, La Calle hablaba ayer con Ideler Córdoba, vecino de Bragado de toda la vida. El primero que nos dio una mano, cuando llegamos desprovistos de todo, menos de la esperanza… Cordobita y sus amigos, nunca nos recordaron el “pecado de juventud laboral” cometido en tiempos de Frondizi… De paso, otro gobierno que voltearon los militares, empujados por muchos civiles que, eso sí, muy pocas veces dieron la cara…

Vvvvvv

Córdoba, ejemplo de dirigente sindical. Estuvo en la Unión Ferroviaria nacional y resolvió ciento de problemas, cosechando sólo nuevos amigos, sumando un millón que tiene, por su propia naturaleza de buena persona.
Cuando terminó el mandato como gremialista, hizo lo que pocos han hecho y hacen: volvió a su lugar. Sin un mango más, pero con la conciencia tranquila y, en todo caso, desde el lugar que fuera, siguió ayudando a sus compañeros…

Vvvvvvv

Ideler Córdoba no confía en este gobierno nacional. La Calle tampoco le cree todo al presidente, sobre todo aquello de “terminar con la pobreza”.
Cuando no se sufrió la cena de “una taza de mate cocido”, con un poco de pan y queso, es difícil entender lo que eso duele…
Pese a todo, porque no hay más tiempo de “cambios” y los años han demostrado que empezar de nuevo, sólo significa no poder salir del pantano, estamos deseando que a esta gente le vaya bien.

Vvvvvv

Que por favor, puedan demostrar con hechos que tienen en cuenta los pobres; que sean capaces de convencer a los que tienen mucho, que se rasquen para afuera… Que traten de hacer que a las palabras de María Eugenia Vidal, no se las lleve el viento…
Un ruego –si quieren-, en nombre de los abuelos de 80 años, que ya no tenemos más tiempo para oír promesas vacías de sentimiento…

Vvvvvv

Lo dijo el doctor Ricardo Balbín, aquel dirigente radical que despidió a Perón, el día del sepelio, hace casi 43 años… La Calle NO votó al gobierno nacional, pero quiere alentar… “El que gana gobierno y el que pierde ayuda”, dijo Balbín.

Vvvvvv

No es bueno cerrar este confesionario, sin aportar otro recuerdo. EVITA, llama del peronismo, murió en 1952, a los 33 años de edad.
-Ya cerca del final de sus días, aseguran que le pidió al general: “Por favor, no te olvides de los POBRES, ellos nunca van a traicionarte…”. Se puede agregar que, “nunca perderán la esperanza”.

Dr. Balbín, despidió a un amigo…
Evita, la justicia social, su bandera.