Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Transcurre la semana tan gris, como el ánimo de mucha gente”.

Esto es el otoño. Un poco triste, como las hojas muertas que tapizan las calles. Un poco húmedo, bastante, aportando la lluvia que faltaba hace unos meses.
Es que el tiempo es impredecible, no se puede regular a gusto de cada uno, lo cual sería un problema. ¿Cómo acordamos los días de lluvia, si no terminamos de podernos de acuerdo en cosas mucho más simples?.

Vvvvvv

Hay gente que está mal, porque tiene motivos. Sobre todo cuando la salud afloja o el dinero no alcanza para cosas elementales, como alimentos o medicamentos.
Está previsto que, ante necesidades de este tipo, surjan los organismos sociales que han sido creados para “cuidar” a los vecinos. En todo caso, no hay que dejar de reclamar.

Vvvvvv

Las cuestiones sociales han merecido de La Calle muchas líneas, sabiendo que no todos comparten el pensamiento expresado en esta página. Es lógico, humano, democrático. Sin embargo, aquí se reconoce que lo que le falta a algunas personas, no es lo que más preocupa a la mayoría de nosotros.

Vvvvvv

El tema de la “falta de seguridad” es lo que quita el sueño a muchos. En este sentido, no siendo un problema nuevo y para ello están de testigos, las rejas y las alarmas, vivir en Bragado es mucho menos peligroso que estar en cualquier lugar del conurbano.
Sin embargo, diría la tía Luisa, “cada uno se queja del zapato que le aprieta”.

Vvvvvv

Los indicadores sobre el aumento de los delitos, no dejan lugar a dudas. Ya no es tan fácil dejar la puerta sin llave, ni la bicicleta en la puerta. Las fuerzas de Seguridad, representadas por la Policía, tienen más móviles que hace cinco años y hay más personal uniformado recorriendo las calles.

Vvvvvv

Hay circunstancias indiscutibles: Hay grupos profesionales del delito. Ellos no andan a pie, ni siquiera en un Falcon envejecido. Son los que no se ensucian las manos, por poca plata.
Son organizados y usan la inteligencia propia y la alquilada para saber dónde golpear. No lo hacen todos los días. Dejan pasar el tiempo y vuelven, como las golondrinas.

Vvvvvv

Por esas razones, no son los que más asustan. Parece extraño, pero las miradas se detienen en chicos que deambulan o jóvenes que parecen andar paseando. No se hacen millonarios, pero se han encargado de sembrar de inseguridad a la vecindad.
Aquí existe la obligación de prevenir. Hay que tratar de que los chicos no dejen de ir a la escuela y combatir –cada día más-, a los que venden cosas raras que transforman la mente y el razonamiento de chicos y no tan chicos.
-Tener en cuenta los niveles de desocupación y no dejar de tejer una red de contención, capaz de atender necesidades básicas.

Vvvvvv

La Calle ha mantenido charlas con concejales, sobre estos temas. No se desesperaron por los datos aportados, como dando a entender que ya los tienen. Sin embargo…
-En cuanto se decida, La Calle contará una historia REAL que hará pensar a más de uno, funcionarios o vecinos.
-Se trata, en síntesis, de comprobar hasta dónde estamos “cuidados” –en especial, chicos y menores-, ante casos de desamparo familiar.

Vvvvvv

El rostro de la BUENA NOTICIA… Es el de Aníbal Molina, todo un ejemplo de ingenio, sentido común y amor propio, puestos al servicio de generar cosas nuevas, en beneficio de todos.
-No siempre lo entendemos, porque somos de distraernos con hechos intrascendentes y dejamos volar la paloma con el anillo de oro, en una de sus patitas.
Aníbal será portador de otra cosa positiva para la gente de Bragado, o de cualquier parte. A veces, los profetas no son entendidos en su tierra.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin