Press "Enter" to skip to content

La Calle

La frase de hoy: “Vivimos tiempos complicados, donde la VIDA ha ido perdiendo valor”.

Cada mañana, para desayunar, surgen noticias que demuestran las dificultades crecientes que existen para que la raza humana, en la que estamos incluidos, encuentre motivos alentadores para subsistir en las horas restantes.

Vvvvvv

Frente a datos que revelan solidaridad en el mundo, como en el caso de los chicos de Tailandia, aparecen señales contrarias. Esas cosas que están indicando que poco importa la suerte del vecino.
El intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, contó por la tele que a plena luz del día, en una vereda céntrica, un hombre le estaba pegando a una mujer… “Me llamó la atención la indiferencia de la gente que pasaba, sin siquiera preocuparse por lo que estaba viendo”, explicó.

Vvvvvv

Es como que estamos necesitados de la gran tragedia para despertar a la acción solidaria. Lo que está pasando en Tailandia, es un ejemplo. Hay 90 BUZOS esperando poder ayudar en algo. El operativo de sacar a los pibes de la caverna, estuvo a cargo de 18 de ellos.
-Es que frente a cosas así, se generan acciones solidarias.
-Mientras, el muchachito que tiene hambre y no encuentra lugar dónde dormir, deambula golpeando puertas donde nadie atiende.

Vvvvvv

En cada edición debiera surgir un tema para el comentario callejero. No siempre pasa. Hay cuestiones con las cuales nos acostumbramos a convivir. Por ejemplo, el ALCOHOL, un mal socialmente aceptado que hace mucho daño.
El doctor Carlos DAMÍN, autoridad mundial en la materia, sostiene que, “con la mezcla de alcohol y pastillas, los jóvenes se hacen mucho mal, a partir de intoxicaciones, accidentes y adicciones, que luego no pueden ser erradicadas”.

Vvvvv

Las comunidades como Bragado, ¿tienen noción de esto?. Todo indicaría que no siempre. Existe temor por las drogas, afectando a nuestros chicos, sin considerar que el alcohol es una DROGA LEGAL, pero DAÑINA.
Si se hace una consulta entre los adolescentes, la mayoría dirá que, “la droga tiene poca influencia en Bragado”. Es esta otra verdad, a medias.

Vvvvvv

No hace muchos días, a través de personal policial, se hicieron procedimientos que permitieron la detención de gente a la cual, desde hace años, se la vincula con la venta de drogas ilícitas.
Uno de los caminos a los que conducen las drogas, es al desprecio por la propia vida. No importa demasiado matar o morir.

Vvvvvv

Por algo siguen existiendo y aumentando en número, los Centros de Rehabilitación.
-Actualmente hay quienes esperan su turno para ser internados. En algunos casos por decisión de la familia; en otros, ordenados por la Justicia. Es que el consumo arrastra al delito.
Bragado está a la espera de un lugar de tratamiento propio, sin tener que enviar a los adictos a centros alejados. No habría que demorar la respuesta en este sentido, debido a que es evidente su existencia.

Vvvvvv

En estos días, a nivel provincial, se ha difundido una encuentra sobre el comportamiento de jóvenes con las relaciones sexuales. Hay cosas que llamaron la atención.
Por ejemplo, hay un porcentaje de chicas, cercano al 25 por ciento, que dijo no cuidarse “`porque su pareja no quiere”. Suena extraño. Si una chica resuelve tomar un anticonceptivo, ¿tiene necesidad de contarlo o pedir permiso?.

Vvvvvv

Son tiempos donde las relaciones entre personas jóvenes –o no tanto-, son muy fáciles de mantener. Primero es como si costara relacionarse, conocer a alguien y animarse a decirlo.
De hecho existe un programa televisivo al cual acuden jóvenes de ambos sexos a expresar su amor por un semejante que, en ese momento, se entera que eso pasaba.
La Calle no lleva la contabilidad de rechazos o aceptaciones. No es fácil bancarse todo un programa.
-Más allá de eso -donde se gana o se pierde-, lo bueno sería saber la duración de las relaciones iniciadas a partir del encuentro ante las cámaras.

Vvvvvv

Tenemos necesidad de convivir con alguien. Pero, al mismo tiempo, falta tolerancia para cultivar las relaciones. Muchas veces nos falta generosidad para disculpar los errores ajenos. Cuando nos toca el turno, naturalmente, recibimos el mismo trato; no se nos perdona.