Press "Enter" to skip to content

Julio Arce se refirió al anuncio en el cambio de relación entre PAMI y las farmacias

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Bragado celebró el anuncio realizado por el presidente Macri y el titular de la obra social que aspira, entre otros aspectos, a reducir los precios de los medicamentos.

En las últimas horas el presidente Mauricio Macri realizó una serie de anuncios junto al presidente de PAMI en el que se elimina la intermediación de las cámaras en la compra de medicamento para la obra social de jubilados.
Para conocer el impacto que podría tener la medida y como ha sido recibida, “La Voz” dialogó con Julio Arce, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Bragado, quien en primera instancia afirmó que “este era el paso que tenía que dar el PAMI”, ya que el anterior contrato que tenía con la industria y no directamente con las farmacias, era totalmente inviable.
“Lo que ha hecho esta gestión fue volver a lo que originalmente era la relación entre el PAMI y los profesionales, es decir, las farmacéuticos. De esta manera la industria queda simplemente como proveedora de los medicamentos y no tiene ningún contacto directo con la obra social” comentó.
Ahora el contrato será entre PAMI y las federaciones y colegios de farmacéuticos, cuestión que ayudará a mejorar la interrelación entre las partes.
“A su vez, con esto el PAMI aspira a bajar los costos de los medicamentos, probablemente en esta nueva relación que tendremos ellos jueguen un poco a quitar medicamentos que están con un precio excesivo cuando hay otros de la misma calidad y del mismo tipo pero con otro valor. Uno de los problemas que aparecían con el anterior sistema es que había medicamentos con precios muy altos para lo que era el mercado” aseguró Arce.
Además sostuvo que con el control de las recetas que emiten los médicos, la cantidad de medicamentos que los pacientes pueden llevar por mes y otros aspectos más, se puede llegar a que los valores puedan ser bajados sin tener que bajar la calidad.
El presidente del Colegio de Farmacéutico de Bragado contó que hace un tiempo se digitalizó todo el sistema de recetas de PAMI y ahora toda esa información dejó de estar en poder la “industria” y pasó a manos de la obra social y las farmacias: “Este sistema permite un control, un monitoreo y una trazabilidad de cuando el paciente va al médico, cuando le hacen la receta y que cantidad de medicamentos consume logrando así establecer si los mismos son compatibles entre sí o si hay una sobre medicación en caso de que concurra a más de un profesional”.
Pero uno de los conflictos que suele mantener el PAMI con las farmacias, es el atraso en los pagos y de acuerdo a lo señalado por Arce, la “obra social de los jubilados” se comprometió a mejorar en ese aspecto.
“Hasta que no lo vea no lo voy a confirmar” dijo entre risas, pero es un tema que se piensa que puede mejorar porque los reclamos directamente se podrán hacer a la entidad.
“Ahora nuestro contrato es con el PAMI y nosotros podemos ejercer la presión directa hacia ellos para exigir los pagos. De la manera que está planteada esta medida parece ser buena, porque el reclamo que siempre teníamos era la cadena de pago, porque es la que hace a la funcionalidad de la farmacia y sobretodo, con una buena cadena de pago nos ponían a todas las farmacias en igualdad de condiciones. Sino cuando hay problema con eso solo pueden subsistir aquellos que tienen apoyo económico” indicó.