Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “La gente tiene derecho a preguntar cosas que, por lo general, no muchos pueden contestar…”.

En estos días, por ejemplo, muchos vecinos nuestros se preguntan las razones por las cuales los presidentes de los 20 países más poderosos del mundo, se reúnen en Buenos Aires.
Se trata de encuentros periódicos, en este caso, le tocó a nuestro país cargar con la mochila de la organización.

Vvvvvv

La Calle supone, sólo supone, que se trata de mirarse a la cara y, cada cual dentro de sus posibilidades, ayudar a que el planeta TIERRA sea un lugar confortable para vivir.
En las explicaciones oficiales todo está claro. Es posible que Argentina
Salga fortalecida, si todos sale bien. Los países ricos pueden comprar productos nacionales.
Alguno querrá vender lo suyo. El mandatario chino tendrá que saludar especialmente a sus compatriotas, que han producido una invasión comercial que no cesa.

Vvvvvv

La Calle se cree casi todo. Ya se convenció, sin embargo, que las vacas no vuelan y que ya no hay más buzones en venta.
Sin embargo, ha empezado a desconfiar. Los 20 GRANDES, ¿tendrán en cuenta a los más chicos?
En que oscuro rincón se reunirán los que esperan las migajas del banquete; ¿quiénes piensan en los refugiados que buscan, apenas, un pedacito de suelo, para cobijarse del viento de la discriminación?.

Vvvvvv

La palabra POBREZA no parece estar en los mensajes más importantes. Los visitantes a la reina del Plata, juegan en otra categoría.
En realidad, siendo un encuentro de personas, la preocupación por sus semejantes, debiera ser prioridad.
Cualquier vecino entiende que no es bueno –ni digno-, tener gente que, pared por medio, pasa necesidades.
A la reunión de G20 debiera presentarse Jesús y demostrar que los panes y los peces se pueden multiplicar. Es posible que, se llegara, no le permitieran entrar por fala de la credencial.

Vvvvvv

Que todo salga bien, desea La Calle. Que se firme un tratado de convivencia, para guardar las bombas. Que se despachen camiones a los lugares más pobres, al estilo “Chiche” Villarreal.
-Que, en todo caso, consulten a los hijos más pequeños… Ellos optarán por jugar, haciendo una gran ronda, donde todos vistan iguales, sin lujos desmedidos y el estómago con contenido, con corazones dispuestos a la amistad.

Vvvvvv

La Calle, extrañando a Miguel Albano, preguntó en estos días por la tienda las 14 Provincias. Se encontró con el amigo Carlos Giamello, que le explicó: “Estaba en la esquina de Pringles y Pellegrini; su dueño se llamaba Arturo Lacava y supo correr en autos”.
¡Gracias! Seguiremos hablando…

 

En Bragado hay casitas lindas, originales. La foto corresponde a una que tiene flores en el frente y ha sido pintada de verde, color esperanza.

 

Lavalle y Belgrano, esquina sufrida, si las hay. El miércoles la COSPU colocó la carpeta de asfalto que hacía falta, para normalizar la circulación. Todo llega.

 

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin