Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Cada día es para celebrar que haya pasado, pero cuidando lo que es de todos y, en especial, la propia salud”.

Hay días tristes en una comunidad chica como Bragado. Un accidente; la angustia de una familia, termina golpeando el corazón de todos.
Es doblemente doloroso que nada se pueda hacer para aliviar las penas, sobre todo de quienes han sufrido lo peor.
No hay palabras para eso; La Calle lo sabe y no lo intentará. Sabiendo que Dios escucha, queda rogar por el consuelo, llegando a cada uno de los afligidos.

Vvvvvv

Es mucho el camino andado y muchos los hechos parecidos. La muerte es más muerte, cuando alcanza a gente joven. Es eso, justamente, lo que les asegura una permanencia en el recuerdo colectivo.
-Los ejemplos son muchos, tantos que se pierden en los senderos de la memoria, poblada de altares perfumados, dedicados a ellos.
Liliana, Marcela, Jorge, Fernando, Pablo, Carlos, Juan, Julián, Juan Cruz, Felipe. Cuando no hay otra opción, lo que se puede es rezar por ellos y por todos.

Vvvvvv

Celebrar el fin de curso, en el nivel secundario, no significa desorden. Perjudica a los afectados; a los vecinos; a los allegados. Los logros no obligan a salir por las calles y romper todo, como pasó en la estación de Servicio de Pellegrini al fondo.
El empleado a cargo está más que dolorido, por lo que le tocó vivir. Incluso pensando que podrá perder el puesto.

Vvvvvv

Cualquier grupo, estudiantes o no, se puede reunir y pacíficamente, festejar un acontecimiento. Sin olvidar las reglas de convivencia.
El alcohol está prohibido, porque hace mal. Hay leyes que lo dicen. En todo caso, las autoridades los están cuidando.
Las fiestas de fin de curso, no deben terminar en la página policial.

Vvvvvv

¡FELICITACIONES! A los organizadores de carreras de autos, por caminos de tierra. ¡Felicitaciones! a los pilotos actuales que rinden homenaje con su trabajo, a los héroes que trazaron caminos dónde no los había.

Vvvvvv

Los diarios no pueden tener un cronista en cada acontecimiento. Cuando después de la carrera de Olascoaga, llegaron las hermosas sacadas por Isabel Rodríguez, sin clasificación oficial, ni nada parecido, lo que se hizo fue publicar algunas, por ellos –los pilotos-, la autora de las fotos y los lectores que esperaban.

Vvvvvv

LA HORA DE PEDIR PERDÓN… Llegó ahora. Cuando arriesgamos lo de GIOMMI, quisimos decir que no estábamos seguros.
Ahora podemos decir que el auto que está muy bien presentado y pertenece a Jonatán OCAMPO. Conocimos a José Ocampo, amigo, jugando fútbol para Mechita, por años.
¡Gracias! Por el dato sobre el “Palagallo” que, ese sí, es de Giommi, según nos explican.

Vvvvvv

¡Gracias! Al otro dato sobre la cupé verde, que pertenece al señor Aldo Elías.
Cronistas así dispuestos y trabajadores, son los que hacen falta para promocionar la categoría.
Por ahora, prometemos no decir nada más. Las mejores intenciones, suelen terminar enojando a la gente y no es lo que queremos.
¡Perdón; Gracias; Nos conoceremos en algún momento! Aquí estamos, cargando con los errores cometidos.

Vvvvvv

En nuestro tiempo joven, pudimos conocer a Fangio, los hnos Gálvez; los Emiliozzi, Scaramella, Trincavelli, Ferrer, Del Vitto, Pairetti, Casá, Reutemann. (Esos recuerdos no tienen valor para los demás, si no ayudan a evitar papelones).

 

AUTO de Jonatán OCAMPO, por caminos de Olascoaga

 

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin