Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Hay que medir los hechos, pero sin olvidar las consecuencias de algunas decisiones”.

Se está hablando de la llamada “baja de imputabilidad”, es decir, considerar a los menores de 15 años, alcanzados por las leyes más rigurosas. Se siguen acortando las edades, hasta que llegará a los egresados de las salitas de los infantes. No es chiste, porque duele.

Vvvvvv

La Calle cree que, como en otras situaciones, se atacan los efectos y no las causas. Los protagonistas de hechos delictivos son cada vez más chicos. Corresponde, por lógica, averiguar de dónde provienen.
Esto es, cómo está la familia; dónde quedó la escuela; en que ocupa el tiempo; que encuentran en la mesa a la hora de la cena.

Vvvvvv

Mejor no escribimos más. Todos los argumentos callejeros no convencerán a la ministra Patricia Bullrich que, por lo demás, tiene muchos seguidores.
-La Calle habla a cada rato de estos casos. Los hay en Bragado y en cualquier ciudad, chica o grande. Pibes que sueñan con tener una motito, aún sin edad para ello.
Pibes que se sienten grandes y caen en las redes de las adicciones, porque eso los hace más fuertes… No son chicos como ellos, los que ofrecen “merca”, primero gratis…; después con el pago en efectivo o en elementos fáciles de revender.

Vvvvvv

¿Quién se está ocupando de mejorar los institutos donde se destina a los delincuentes precoces? De allí debieran salir mejorados y no empeorados.

Vvvvvv

Aberrante… Dos expolicías federales se convirtieron en asesinos, en el marco de un asalto. Fue tapa de Extra, ayer.
Aquí de nuevo, surge el ejemplo anterior. Cuándo “pasaron a retiro” a muchos uniformados de distintas fuerzas, hubo razones para ello. Pero…
¿Se pensó que todos se dedicarían a vivir de renta, hacer la quinta o conseguirían trabajo en la actividad privada?

Vvvvvv

Quedaron en la vía, con conocimientos que los ponen al alcance de ser tentados por distintos delitos. Esto también debió preverse. Las personas, aún con pecados, siguen viviendo; tienen familias que deben atender.
-No hubo monasterio que los convocara, con un sueldo mínimo, para mejorarlos en su forma de ser y capacitarlos para la vida civil. Era un lujo, pero alguien debió pensar, mirando un poco hacia adelante…
-Muchos –harán cola…-, no estarán de acuerdo con La Calle.
-Tienen derecho, pero esto se veía venir; es una bomba de tiempo que estalla en algún momento.

Vvvvvv

Estas cosas de la sociedad actual, son las que no dejan dormir. Al fin repercuten en el hígado y el “viejito”, con mucho camino recorrido, termina con el físico “hecho pelota”, sin que haya medicamento que lo alivie.
-Hoy, por ejemplo, es la causa de La Calle más breve que de costumbre. No hay palabras. Porque todo ha sido dicho, con opiniones que se llevó el viento.

VVVVVVVVV

EL DÍA QUE ME QUIERAS…

-Música de Carlos Gardel
-Letra de Alfredo Le Pera.

Acaricia mi ensueño
el suave murmullo
de tu suspirar.
Como ríe la vida
si tus ojos negros
me quieren mirar.

Y si es mío el amparo
de tu risa leve
que es como un cantar,
ella aquieta mi herida,
todo, todo se olvida.

El día que me quieras
la rosa que engalana,
se vestirá de fiesta
con su mejor color.
Y al viento las campanas
dirán que ya eres mía,
y locas las fontanas
se contarán su amor.

La noche que me quieras
desde el azul del cielo,
las estrellas celosas
nos mirarán pasar.
Y un rayo misterioso
hará nido en tu pelo,
luciérnagas curiosas que verán
que eres mi consuelo.

El día que me quieras
no habrá más que armonía.
Será clara la aurora
y alegre el manantial.
Traerá quieta la brisa
rumor de melodía.
Y nos darán las fuentes
su canto de cristal.

El día que me quieras
endulzará sus cuerdas
el pájaro cantor.
Florecerá la vida
no existirá el dolor
La noche que me quieras

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin