Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Encontrar amigos en las calles, ayuda a recuperar buenos recuerdos traspapelados”.

Es el modo, a veces, de encontrar argumentos para desgranar bocadillos callejeros. Ayer, por ejemplo, nos cruzamos en el saludo con Raúl GOROSITO, vecino de los más apreciados de Warnes. ¿Quién no lo conoce?
Supo correr en autos y lo sigue haciendo con un Falcon color rojo, en el TC Histórico, acompañado por su amigo Bendatti, quien viaja desde Bahía Blanca, para eso.

Vvvvvv

Para muchos, Raúl estaba allí cuando se fundó el pueblo. Para otros, es bueno que esté allí, siempre a disposición de lo que hace falta.
Sabe de todo y recuerda con nostalgia al circuito Don Félix, que estaba a poco de llegar al acceso. Supo albergar carreras de todas las categorías, en tiempos del popular “Banquina”, otro los conocía de autos, corredores, clasificaciones y, por supuesto, cosas vinculadas al campo. El seudónimo hizo olvidar su nombre que era, Oscar Stoppini.

Vvvvvv

Warnes se quedó sin el circuito, pero mantiene el álamo “Carolina” que hizo famoso Haroldo Conti, en su relato sobre la competencia atlética entre Chacabuco y Bragado.
Además, con el TC Histórico, todos los caminos de la zona, se han transformado en escenarios adecuados para derrapes y emociones de los nostálgicos.
En este sentido, La Calle cree que “Tony” Fernández, como organizador, se ha ganado el reconocimiento general. Tiene el privilegio de haber corrido en todas las categorías, desde karting al TC.

Vvvvvv

En estos días, en tren de evocaciones al estilo de Miguel Albano, hemos recordado al circuito “La gaviota overa” que, para carreras de motos, estaba en zona de la quinta de Mitchell. Allí se hizo famoso un tal Montiel…
Hace ya muchos años de eso, estando entre sus organizadores donde Andrés Davant (Cholo)y el señor Rueda que, después de haber sido empleado de Control Trenes en Mecha, se encargaba de las planillas y lo hacía muy bien.

Vvvvvv

El motociclismo tuvo y tiene buenos pilotos en Bragado. Bastará con recordar a los hermanos Ruffini, todos ellos amigos de Mussini y Scaramella.
Marcial Añón, en tiempos más recientes, fue cabal representante de Bragado en todo el país. Mientras que en la actualidad, se destaca el muy espectacular Dany Zaga, hijo de Oscar –también piloto de las dos ruedas-.
Nadie duda que Jorge Lizárraga, a 30 años de su ausencia, sigue siendo el emblema en ese deporte.

Vvvvvv

Dos jóvenes pilotos en el buen recuerdo. El tiempo pasa, pero no consigue borrar trayectorias de quienes fueron figuras destacadas y nos dejaron muy jóvenes. Demasiado, lo cual duele más.
La memoria callejera cree que en el 2018, se cumplieron 13 años de la desaparición de Felipe Yacovino y Julián Alfaro.
Felipe, desde chico ganador en karting, nos dejó en febrero del 2005, en un accidente en la ruta.
Julián, otra persona muy apreciada -tanto como Felipe-, se accidentó en el autódromo de Buenos Aires, un 17 de octubre. Hay un monolito que lo recuerda, donde no suele faltar alguna flor.

Vvvvvv

En febrero próximo se cumplirán 41 años del accidente que le costó la vida a Roberto Mussini, por años acompañante de Rogelio Scaramella.
Ocurrió en territorio de Manaos, Brasil, en un rally-homenaje a la Buenos Aires, Caracas, a bordo de un Falcón color azul, con el Nº 405. Otro inolvidable. Sus restos fueron velados en la sede del Automóvil Club Bragado.
Dicen los que saben, que el día del accidente del “Flaco”, se corrió el Cruce Ciudad de Bragado y un chileno fue el ganador…

 

Rogelio Scaramella
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin