Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Las fotografías casi siempre, saben contar sus propias historias”.

Allí están ellos, los inolvidables del automovilismo argentino. Ambos de traje y corbata, sentados en el capot de sus respectivos autos. A poco de largar una carrera. Esta postal tiene unos 70 años, pero ellos están vivos en la memoria popular. Fueron rivales –por la gente, debido a las marcas que defendían: Chevrolet y Ford, respetivamente, pero nunca fueron enemigos, al contrario.
En la foto, quedan demostrados el lugar de dónde venían: “El Chueco”, un campesino de Balcarce, que hablaba con el mismo tono que nuestro Scaramella. “El Aguilucho”, porteño que nació en el asfalto, aunque manejaba sobre cualquier camino. Se hizo conocer en un Gran Premio, bajo la lluvia y el barro.

Vvvvvv

El país era otro, con una calle Corrientes que no dormía, escuchando a Aníbal Troilo, con su bandoneón, con letras escritas por Homero Manzi. Un Buenos Aires que, en 1935, lloró la muerte de Carlitos Gardel.
Cuando el campo era todo, por lo que producía y la gente que ocupaba. Vivieron la lenta transformación y compartieron rivalidades hasta casi los años 50, cuando sus caminos se separaron.

Vvvvvv

Juan Manuel FANGIO conquistó Europa y se cansó de ganar carreras. Fue para los argentinos y su alegría, CAMPEÓN del mundo en 1951, siendo ovacionado en Monza, emblemático escenario de los italianos. Perón estaba en el gobierno; Evita en la Fundación y las carreras llegaban cada domingo, convocando al asado al costado de las rutas. Éramos felices…

Vvvvvv

Oscar Alfredo GÁLVEZ fue discípulo de Almafuerte: Jamás se dio por vencido, siendo capaz de armar un auto nuevo en medio del camino, siempre llegaba. Por eso la gente, lo esperaba hasta la medianoche. Oscar llegaría.
También llegó a Caracas, en 1948, pero había recibido ayuda externa porque el motor estaba herido de muerte y no podía subir los repechos.
Llegó con margen de tiempo, pero no se lo dio por arribado. Había ganado 7 de las 14 etapas y 5 su hermano Juan.
Fue una carrera donde ambos ídolos (Fangio y Gálvez), perdieron. Uno al acompañante en un accidente; el otro la carrera donde venía adelante por dos horas.

Vvvvvv

Hoy, en otros tiempos del país, con caminos de tierra que aún añoran el TC histórico, ha sido bueno “hacer” que una FOTO, se encargara de contar parte de su propia historia.
La Calle les agradece con el alma, por haber estado, sin irse nunca del todo…

Juan Manuel FANGIO
-Nacido en Balcarce, el 24 de junio de 1911, fue símbolo de Chevrolet y hasta 1949, corrió en el TC. Después viajó a Europa, donde corrió con cinco marcas de primera línea: Alfa Romeo, Maserati, Mercedes Benz y Ferrari. Fue CINCO veces campeón del mundo: 1951,54, 55, 56 y 57… Hasta que decidió que era el momento del retiro.
Por su personalidad se ganó el respeto del mundo. Murió el 17 de julio de 1995, a los 84 años. En Balcarce hay un museo con sus cosas, digno de visitarse.

Oscar Alfredo GÁLVEZ
-Era porteño, del barrio de Floresta, calle Concordia. Nació el 17 de agosto de 1913. Fue el primer argentino que, en Palermo, se impuso a los pilotos extranjeros. Piloto “eterno” de Ford, fue un notable mecánico, capaz de arreglar su auto y ayudar a los demás. Hablaba mucho; lo apreciaban todos. Corrió el primer GP de fórmula 1 en Argentina, en 1953, día de intenso calor con un mundo de espectadores. Fue N 5º.
En el TC, su pasión, su mayor hazaña y, al mismo tiempo, su mayor amargura, la vivió en Caracas, en 1948. Nos dejó el 16/12/1989.

 

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin