Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Cada 23 de enero, se hace un silencio para reencontrarse con quienes se han ido antes. La figura de los padres se agiganta con la ausencia”.

Han pasado 33 años del día en que debimos aceptar la partida del viejo,
”querido viejo”, diría Piero-. La Calle ha contado muchas veces la historia del inmigrante llegado siendo niño, desde Italia, y que se hizo argentino de corazón. Se llevó en la rutina, con su silencio habitual, la figura de la “mama”, saludando desde el puerto. Nunca volvió a verla.
Ante cada aniversario, derrotando definitivamente al tiempo, sentimos que está dentro nuestro, más cerca y más vigente que nunca.

Vvvvvv

El 23 de enero del año 2003, en Bragado, se produjo la muerte de Andrés “Cacique” SELPA, a los 71 años, después de haber estado en “La casa de los abuelos”, un lugar que pertenece a la familia Vivas y dónde se lo atendió muy bien.
En medio de una vida difícil, Selpa tuvo la fortuna de haber cerrado los ojos en la ciudad donde nació.

Vvvvvv

Mérito de un grupo de amigos, fue traerlo desde Buenos Aires. Estaba internado en el Hospital Borda, casi sin saber quién era.
Jorge Grosso y Angelito De Pablo, estuvieron entre quienes tuvieron ese gesto que siempre se les agradece. A ellos y a quienes los ayudaron.
El martes 23, hubo flores frescas en el lugar donde descansan los restos de Andrés Selpa. De Pablo, por ejemplo, no olvidó la fecha y lo expresó de ese modo.

Vvvvvv

El “Cacique” hizo de todo en la vida, desde chico. Con varios hermanos, se crió sin la cercanía de la mamá. Trabajó en la cuadrilla, reparando las vías. Después, ayudado por el señor Boccardo, terminó llegando al club Porteño.
-Fue el paso para iniciarse en el boxeo, porque le gustó y además, no tenía demasiadas opciones.

Vvvvvv

Nació en Bragado, al menos cerca de la ciudad cabecera, el 17 de enero de 1932, a poco de derrocado el gobierno de Yrigoyen. De chico no fue mucho a la escuela. Hizo el secundario de grande, ya lejos del ring, cuando se ganaba el pan sacando fotos en Canal ll, cuando el dueño era Héctor Ricardo García. Fue otra etapa de su vida, con costado positivo.

Vvvvvv

Selpa nunca olvidó a su Bragado natal. Aquí está sepultado su papá. Cada vez que llegaba, de riguroso traje oscuro, saludaba al Intendente, que lo recibía como lo que era, digno embajador deportivo y social de Bragado.

Vvvvvv

En el plano deportivo, su físico privilegiado, lo ayudó a avanzar. Fue campeón argentino y sudamericano. Hizo inolvidables peleas en el Luna Park, con Eduardo “Nocaut” Lausse, a quien le ganó y, con eso, se ganó el odio de muchos amantes del boxeo.
Uno era el malo y el otro el bueno. Con el paso de los años se abrazaron en un festival que se hizo en Porteño, recordando aquellos tiempos de lucha a muerte, sobre el ring.
Compitieron con Prada – Gatica, en eso de llenar de público el palacio de Corrientes y Bouchard, donde está ubicado el Luna.

Vvvvvv

Andrés SELPA hizo 220 peleas como profesional, un récord que hasta ahora nadie pudo igualar.
Obtuvo 136 victorias, 80 de ellas por nocaut. Empató en 30 ocasiones.
Escribió un libro, con texto corregido por Ulises Barrera, que tituló “Sin prejuicios” y en su vida -papá varias veces, incluso de mellizos-, tuvo luces y sombras.
(Juan Selpa, vecino de Bragado, ha sido visitado varias veces por los hijos del gladiador).
-Su existencia culminó en Bragado, algo que merecía por lo hecho, el 23 de enero de 2003. Acaban de cumplirse 16 años.

 

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin