Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “En tiempos distantes, la gente fue feliz, pero no se daba cuenta de ello”.

Como pasa siempre, cuando la ola de la abundancia se aleja, uno recién advierte lo bien que estaba, sin valorarlo.
Los argentinos podemos escribir una larga historia en ese sentido. Hace nada más que medio siglo, el país no tenía deudas y había pleno empleo. Eran tiempos en que el presidente era don Arturo Umberto Illia, criticado por los que nada tenían para decir, porque salía a la plaza a darle de comer a las palomas.
La honestidad, en extinción hace rato, fue la bandera que nunca abandonó don Arturo.

Vvvvvv

Los contratos por el petróleo, heredados del gobierno anterior (Frondizi), fueron la base del malestar que terminó derrocando al médico de los ferroviarios.
Juego de intereses o vientos políticos que, unos años antes, habían generado el derrocamiento de Arturo Frondizi. Una visita del Che Guevara, recién triunfante la revolución en Cuba, terminaron de poner de mal humor a los militares.
-Capaces de sacar los tanques a la calle y bombardear trenes, para definir rencillas personales.

Vvvvvv

Estas cosas irregulares han sucedido a lo largo de muchos años. Ahora mismo, el gobierno nacional tiene dos rostros: El de las obras que se están haciendo y lo que le cuesta a la gente sobrevivir en sus negocios o comer en forma diaria.
Parece imposible dosificar los ajustes, sin dejar sin agujeros al cinto.
La Argentina de hoy, endeudada con el Fondo, no puede equilibrar la carga y los que menos tienen, peor la pasan.

Vvvvvv

La Calle había anunciado hacer mención al Servicio Militar que hacía la mayoría de los ciudadanos, después de los 18 años. Se vivía esperando ese momento y el día del sorteo, todas las radios estaban en la misma sintonía.
Según la cifra final de la Libreta, salía un número de sorteo que definía en que arma le tocaría “cumplir con la Patria”. Los números más bajos, se salvaban.
Con el 861 –inolvidable-, logrado por La Calle, pocas posibilidades de salvataje quedaron.

Vvvvvv

En nuestro caso, el presidente de la Nación era Arturo Frondizi. Seguramente el Gobernador, el doctor Oscar Allende, considerado uno de los que más obras pudo llevar adelante.
La Calle hizo el Servicio Militar en el arma más joven, la Aeronáutica… La misma que, en la guerra de Malvinas, sacó patente de heroísmo, gracias al valor de sus aviadores.

Vvvvvv

Por razones de salud, algo poco abundante en ella, La Calle no la pasó mal. Trató de hacer todo lo posible por cumplir con los deberes, aunque costara.
Finalmente, a los 11 meses y unos días, le entregaron la Libreta y se abrió la puerta de salida.

Vvvvvv

Volver a casa, tuvo otro sentido. En ese tiempo, si algo faltaba, aprendimos a valorar a la FAMILIA. Para ese momento, los viejos estaban terminando la casa de material y como correspondía, algo pudimos ayudar. Fue nuestra mayor alegría.

Vvvvvv

Para La Calle el SMO (Scio Militar Obligatorio), resultó una experiencia positiva. Se fortaleció la amistad con los iguales, con algunos de los cuales nos seguimos escribiendo por algunos años.
Comprobamos que dentro de oficiales y suboficiales, había gente buena. Algunos soldados, como nosotros, pudieron empezar a escribir, al menos sus nombres… Todos, en ese clima, nos hubiéramos quedado un rato más.

Vvvvvv

Ahora? Habría que pensar en algo más humanizado; con sentido de conocer estado de salud; capacidad laboral; escolaridad; viviendas. Una manera de saber qué pasa con la juventud a esa edad.
Algo parecido al encierro descripto, pasa con los centros de rehabilitación, en la actualidad.
En el tiempo de nuestro “cuerpo a tierra”, la droga no existía, ni en las películas.

Vvvvvv

Volviendo al principio de estos bocadillos: Los gobiernos, en general, piensan más en las OBRAS, que en la GENTE.
-Sin el bienestar mínimo de las familias, ¿qué sentido tiene todo lo demás?.
Hace falta equidad, dentro de la justicia social. Equilibrio en las decisiones, gobernando para todos, en especial para los que vienen siendo marginados desde hace demasiado tiempo.
El presidente Macri, ¿se acordará de su promesa sobre la pobreza?. En verdad, por ahora, la está ampliando en vez de reducirla.

Vvvvvv

La Calle no se guía por comparaciones. Es cierto, hay países que están peores, pero no alcanza como consuelo. Los argentinos teniendo todo para pasarla bien, estamos al horno, con muchos hermanos padeciendo necesidades injustas.
Extrañamente, hace 60/70 años, las cosas eran más equilibradas. No nos había afectado este viento inclemente, que nos dejó tan pobres.
Perdón por reiterar este pensamiento. Es sólo para que lo tengan en cuenta, los que parecen no haberse dado cuenta…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin