Press "Enter" to skip to content

Apuntes para el fin de semana

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-El pronóstico anticipa lluvias, en cercanías del otoño

Las piletas, imagen del verano, ya son postales del pasado. La gente, en sus ratos perdidos que son pocos, ya está pensando en las frazadas.
Mientras, la preocupación mayor pasa por la situación económica y por las secuelas de una violencia, que se expresa de muchos modos y parece no tener fin.
Las imágenes de ayer, con tres moto-chorros, disparándole a una joven para robarle el dinero que iba a depositar, es una realidad que no merece el país soñado por nuestros abuelos, prisioneros de la honestidad y el esfuerzo por progresar.
Ante esa dura realidad social, se enfrentan los gobernantes en todos los niveles. Con un Presidente que insiste en “derrotar al populismo”, por el camino elegido.
-Sus palabras de ayer ante seis decenas de Intendentes, incluyendo el de Bragado, habrá generado algunas dudas: ¿No es demasiado alto el precio que muchos argentinos están pagando, para llevar adelante un proyecto que parece muy duro, con cierta dosis de insensibilidad?
Es hora de ver los resultados de tres años largos de gobierno; tal vez eso es lo que espera el gobierno que suceda pronto. ¿Quiénes deben ayudar?
Tal vez, los empresarios que tienen asegurado el bienestar de cada jornada y no parecen practicar la solidaridad.
En una de esas, las fuerzas políticas de la oposición, aportando ideas y no sólo deseos de que todo salga mal. La que se perjudica es la gente común, a la que todos debieran proteger.
El doctor Benalal, en su crónica de ayer, habló de cerrar la grieta, procurando un diálogo con sentido patriótico, alejado de todo revanchismo.

ABRAZO AL ANFITEATRO
Para el domingo a las 15 horas, se ha convocado a un “abrazo al anfiteatro”, bajo el lema: “no destruyamos lo que es del pueblo”.
En la plaza Alfonsín, habrá mates, música y artistas.
El Ejecutivo debería aclarar: ¿Se quiere reubicar el techo o destruir todo el edificio?. Hay que hablar claro, para reducir enfrentamientos.

 

 

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin