Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Cada día hay que sembrar noticias alentadoras, a un mundo que necesita fuerzas”.

Es una necesidad. Aunque no sea fácil. Por eso, el diario trata de poner en la primera página a los recién nacidos. Son la mejor señal hacia adelante; significan esperanza y compromiso. Por supuesto, hay que cuidarlos en el crecimiento. El nacimiento es hermoso; lo que exige el “después”, es algo que los adultos no podemos desconocer.

Vvvvvv

Fue bueno que ayer lloviera por la mañana, mansamente, cual bendición bajando del cielo, para darnos la cuota necesaria de serenidad.
Es agua que intenta, al menos lo hace, calmar los dolores de quienes sufren por la pérdida de los seres queridos.
En ese sentido, el gran bálsamo es el paso de los días y la compañía de los buenos recuerdos.

Vvvvvv

Hay cosas que se complican cuando llueve… Alguien ha pensado en estos días, que “algunas calles de Bragado se cubren de agua, aún antes de llover…”.
Citan como ejemplo, la Necochea –tradicional paisaje veneciano-, sin olvidar a Rauch y Lavalle, por citar los casos más visibles.

Vvvvvv

Ayer hubo quienes cantaron de alegría, debido a la lluvia. Entre los beneficiados figuran los HORNEROS. Ni bien dejó de llover, empezaron sus viajes con ramitas y barro, para hacer el nido. Son un ejemplo de orden, trabajo y prolijidad.
Capaces de hacerlo y comprobar cómo se lo destruyen, lo que nunca les quitó las ganas de volver a construir el nido, que tiene sala y tiene alcoba, como dice el poeta.
El Padre Maturana, que supo estar en la Parroquia de Santa Rosa, ha llevado siempre consigo, un nido de hornero, como símbolo de devoción y constancia.

vvvvvv

Ayer se cumplieron cuatro años de la desaparición física de “Tatá” Maroni. Fue una personalidad que se destacó en múltiples aspectos. Incluso siendo Secretaria de Acción Social de la Municipalidad.
Nada de lo relacionado con la cultura le fue ajeno; a ninguna manifestación popular le escapaba.
Por eso, por ejemplo, se encargó de ser animadora de distintas ediciones de los corsos en Bragado.
No murió en Bragado, sino en Olavarría, ciudad donde reside uno de sus sobrinos. Por supuesto, sus cenizas fueron traídas a Bragado.

Vvvvvv

Otro buen recuerdo. Hay personas que se van, por esos designios del Destino, pero dejan señales de su paso. Es el caso, de Jorge Cortés, recordado en estos días por Silvina Flores, como inspirador de la creación de IntegrArte, un canto a la integración. Es que todos somos iguales; todos tenemos alguna discapacidad.
A Jorge lo extraña la cámara de la Doble, donde su hijo Gastón lo ha sucedido con eficacia y como el mejor homenaje.
Se lo extraña por el Leyenda y Tradición, un festival que llegaba en enero y que se fue con él. Junto a su decisión de llevarlo adelante, no se puede olvidar a Margarita Milocco, cuyo nombre tenía el escenario.

Vvvvvv

Bomberos Voluntarios, la entidad que está donde hace falta y la gente lo sabe, tuvo en Jorge Cortés a uno de sus fieles seguidores. Fue uno más a la hora de acudir ante el toque de sirena.

Vvvvvv

Recordar a quienes pasaron y dejaron huella, no es para hacer decaer el ánimo a los lectores. Quienes algo hicieron merecen ser recordados con la alegría de haberlos tenido entre nosotros. Al menos, así nos parece.

 

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin