Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Después de mucho tiempo, no estuvimos en el Parque de la Memoria…”.

No fue por no querer. Hasta ahora, La Calle compartió sentimientos, escuchó mensajes y enjugó lágrimas. Incluso las propias, muchas veces escondidas.
Es que en este trágico paso de la historia nacional, seguramente algo no hicimos bien, los de afuera, los que no tuvimos que lamentar desaparecidos…

Vvvvvv

Es posible que haya que asumir esa verdad y, por supuesto, no dejar de recordar en qué contexto, se produjo la llegada del trágico “Proceso de Reorganización…”.
La Calle no fue por razones de fuerza mayor, esas que surgen cuando hay que cuidar a los seres queridos, en el momento que lo necesitan.

Vvvvvv

Tal vez fue un llamado a la reflexión. La necesidad, después de 43 años, de encontrarle sentido positivo al dolor de tantos.
Hay que buscar ejemplos de cuestiones trágicas, transformadas en acciones, donde el beneficio le llegue a todos.
JAPÓN, después de las bombas arrojadas sobre ciudades indefensas, puede ser el caso máximo. Ellos, haciendo de la angustia una bandera, fueron capaces de transformar en poderío industrial, lo que pareció no poder de ser cenizas…

Vvvvvv

Se ha llorado mucho sobre las ausencias que nunca lo serán del todo; se ha luchado por el castigo a los responsables, lo que costó, pero pudo ser concretado en gran parte. Todo a partir de la decisión del presidente elegido en 1983, que se animó a ordenar el juicio a las Juntas…
Es verdad que hubo muchos, echando leña al fuego, que no recibieron sanción. Eso quedó en manos del juicio final.

Vvvvvv

El tiempo del recuerdo no tendrá final y las flores han de seguir perfumando las figuras de quienes pagaron por soñar y, a veces, sin tener nada que ver. Es hora de demostrar que, en homenaje a todos ellos, somos capaces de unirnos y avanzar hacia el gran país imaginado y posible…
Es -piensa La Calle-, la asignatura pendiente de los argentinos. Los que aún estamos y fuimos testigos y los nacidos después que, por ser más jóvenes, tienen un compromiso con la historia y especialmente con el futuro.

Vvvvvv

Argentina tiene todo. Nos falta unión y decisión; postergar rencores y hacer honor a los verdaderos sueños de grandeza que supimos acunar y no terminamos de ver andando, de pie y dando frutos.
Frutos para todos; no para algunos. Encontrar el verdadero significado de la palabra equidad. Saber que podemos compartir el pan con todos…

vvvvvvv
Es mentira que somos, algunos malos y otros buenos. Podemos sembrar semillas de BONDAD, para convertir aquellas vidas perdidas, en unión generosa que alcanza para saldar demasiada postergación.
Los que más saben, pero siempre se escuchan, aseguran que detrás de las lágrimas, espera el sol de la dignidad compartida.

Vvvvvv

Es verdad que para eso hace falta que dejemos de ser nuestros propios enemigos… Durante muchos años, le hemos hecho el juego a la discordia, sembrada en los campos de la esperanza.
Los SIETE rostros del muro de la Memoria, deben ser nuestros SIETE motivos inspiradores. Está prohibido dividir; es hora de despejar las sombras y dar paso a la luz.
-Es que se puede. No es delirio senil…

 

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin