Press "Enter" to skip to content

Vivir más y mejor… Ciclo informativo para mayores de 65 años

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Es el tiempo de la vacunación, una estrategia eficaz para prevenir las enfermedades infecciosas, sus complicaciones y la muerte causada por ellas. A partir de la generación de una respuesta del sistema inmunológico, hemos entrado en la brecha en donde los antibióticos son insuficientes.
Muchas enfermedades infecciosas como el sarampión, la rubeola, la hepatitis B o la poliomielitis, no disponen tratamiento específico para su curación, pero pueden ser prevenidas eficazmente por la vacunación.
El incremento de la longevidad media de los individuos, ciertas profesiones, estilos de vida, circunstancias ambientales o viajes internacionales, junto con ciertos procesos médicos, aumentan la susceptibilidad de algunas personas a ciertas enfermedades, algunas de las cuales se pueden prevenir con la vacunación.
Luego de la introducción del agua potable, la vacunación es la intervención que mayor impacto ha tenido en la reducción de la mortalidad y el crecimiento poblacional en la historia de la humanidad.
En los últimos años se desarrolló e impulsó el concepto de vacunación del adulto, bajo dos aspectos: vacunar grandes poblaciones basada en la edad y las enfermedades frecuentes y la inmunización de personas con factores de riesgo específicos a determinadas infecciones.

VACUNAS RECOMENDADAS:
Influenza o gripe: es una enfermedad causada por dos virus influenza A y B. Luego de periodo de incubación de uno a cuatros días, aparecen síntomas característicos, como temperatura mayor a 38º, dolores musculares, cefalea, síntomas respiratorios como falta de aire y tos. Puede complicarse y derivar en neumonía e incluso llegar a la muerte.
-Los virus tienen la capacidad de cambiar rápidamente, por eso la vacuna cambia anualmente.
Se debe aplicar a partir de los 65 años y a adultos jóvenes con enfermedades pulmonares, asma, diabetes, transplantados, insuficiencia cardiaca, personas con HIV o bien aquellos individuos con alguna enfermedad que afecten sus defensas, geriátricos, asilos, o instituciones donde conviven personas con problemas crónicos de salud.
La vacuna contiene virus de influenza muertos, por lo que no contagia la enfermedad, no solo protege a quien la recibe sino también a su familia y entorno. Está indicada en los meses de marzo/abril, épocas donde aparece la gripe.
En la vacunación son poco frecuentes las complicaciones, se puede presentar ligero dolor en el sitio de infección o fiebre leve y autolimitada.

NEUMONÍA:
El neumococo es la bacteria que puede producir neumonía. Infección grave del pulmón, sepsis (infección diseminada por la sangre) y también meningitis (infección de las membranas que recubren el cerebro) todas ellas con una importante mortalidad. Unido a la resistencia de antibióticos vista en los últimos años, convierten a la vacunación en un recurso sanitario importante.
Existen 90 tipos diferentes de neumococo, el contagio se produce de una persona a otra, por contacto cercano, a través de secreciones. La vacuna disponible para adultos protege contra 23 serotipos de neumococo, entre ellos el más importante causante de 90 % de las neumonías. Se administra en una sola dosis única, generando inmunización por el resto de la vida. -Si fue vacunado antes de los 65 años, se recomienda vacunarse nuevamente a los 5 años de la primera. Suele dar enrojecimiento, dolor local y fiebre o dolores musculares.

DOBLE ADULTOS:
La vacuna (toxoide tetánico-diftérico) protege contra tétanos y difteria, producidas por bacterias clostridiumtetani y corynebacteriumdiphtheriae.
En el caso del tétanos, la bacteria ingresa en el organismo por heridas que han sido tratadas de forma inadecuada, el tejido muerto de estas lesiones favorece el crecimiento de la bacteria. La toxina afecta el sistema nervioso y nervios motores, con dificultad para mover los músculos.
Con respecto a la difteria, generalmente la infección aparece en las vías respiratorias, aunque también puede afectar la piel y causar lesiones cutáneas. La toxina ataca comúnmente los tejidos del corazón y el sistema nervioso.
El esquema incluye 3 aplicaciones y un refuerzo según indicaciones:
-Adulto mayor de 65 años, que no recordara haber recibido al menos 3 dosis de la vacuna doble adultos en su vida, debe recibir el plan completo, que comprende 3 dosis de vacuna en los días 0, al mes y a los 12 meses de la primera aplicación.
-Adulto mayor de 65 años, que recordara haber recibido alguna dosis de la vacuna doble adultos: Debe completar el plan primario de 3 con una o dos dosis.
-Adulto mayor de 65 años que hubiera completado el plan primario de 3 dosis, debe recibir una dosis de refuerzo cada 10 años.

ASESORAMIENTO
Dr. Hugo Insúa
Especialista en Clínica Médica
Especialista en Medicina General y Familiar
Postgrado en Salud del Adulto Mayor.

(Secretaría de desarrollo social -Dirección de adultos mayores).

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin