Press "Enter" to skip to content

Lorena Ferrer se refirió a la importancia de la donación de médula ósea

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Luego de que le diagnosticaran “Leucemia Mieloide Aguda” ya se encuentra transitando la etapa del tratamiento y en una entrevista con ella, comentó sobre cómo se puede ser donante voluntario.

Lorena Ferrer es una conocida vecina de nuestra ciudad a la que la vida le volvió a poner enfrente una batalla de la que seguramente volverá a salir victoriosa.
Es que su fuerza y sus ganas de salir adelante es el motor que la lleva a pelearla una vez más y rodeada de sus afectos lentamente va en ese camino.
Pero como nos tiene acostumbrados, Lorena siempre está pensando en los demás y en esta ocasión, vinculado al mal trance que le toca atravesar, se refirió a la importancia de ser donante de medula ósea.
En dialogo con ella, primeramente se le consultó sobre su estado de salud y contó cómo viene sobrellevando todo después de que se le diagnosticara “Leucemia Mieloide Aguda”: “Estoy mejor de lo que me esperaba, ahora pasando algunos días en casa y ya el miércoles tengo que volver a Buenos Aires a seguir con el tratamiento. La verdad que todo esto fue una sorpresa porque no tenía ningún síntoma de nada y en un análisis de rutina se detectaron algunos valores bajos así que a partir de ahí todo fue medio rápido, salimos volando a Buenos Aires porque no tenía casi nada de defensas”.
Tras estar 25 días internada en el Hospital Británico donde hizo la quimioterapia, sus médicos le dieron “un descansito” porque su medula comenzó a funcionar bien y continuará el tratamiento que culminará con un trasplante de medula.
Lorena aprovechó para agradecer a toda la gente que se comunicó con ella para dejarle un mensaje de aliento y deseándole que pueda superar esta adversidad: “No puedo recibir a mucha gente porque al tener bajas las defensas me tengo que cuidar mucho, pero pude compartir algunos momentos con algunos amigos y con mi familia que siempre acompaña”.

UN LLAMADO DE TOMA DE CONCIENCIA
Tal como la propia Lorena lo mencionó, la etapa culmine del tratamiento que está llevando adelante es un trasplante de medula.
A partir de eso comenzó a interiorizarse sobre el tema y al ingresar a la página be del INCUCAI vio que solo 75 bragadenses están inscriptos como “donantes voluntarios”.
Reconoció que anteriormente no tenía noción de lo que representaba ser donante de medula, pero que desde que supo que debía que ser sometida a dicha intervención comenzó a informarse un poco más sobre de que se trataba.
“Con la nueva ley todos somos donantes de órganos y tejidos salvo que se exprese lo contrario, pero la donación de medula es otra cosa, es algo voluntario y se hace otro registro. Hay hospitales que están aptos para hacer el análisis en él se le saca sangre a la persona, donde se le busca su código genético y queda registrado en el INCUCAI en una red mundial. Queda anotado ahí, por las dudas por si en algún momento de la vida alguien necesita y es 100% compatible con ese código genético” explicó.
Agregó que se puede dar que una persona este registrada pero que nunca es llamada para donar también ser donante para un paciente de cualquier otra parte del mundo: “Esto es a nivel mundial, es muy difícil conseguir una persona compatible al 100% por eso cuando más voluntarios haya anotados es más fácil conseguirlo”.

Según informa la página del INCUCAI (www.incucai.gov.ar), hay hospitales habilitados en la zona como el de Los Toldos, Junín, Lincoln y en diciembre vendría personal de la Cruz Roja a Chivilcoy para hacer una campaña de donación de sangre y allí se podrán registrar como donantes voluntarios de médula.
“La idea que yo tengo es poder hacer esta campaña en Bragado, obviamente más adelante cuando me recupere y aprovechar esta posibilidad que sería muy buena. Yo no sé si alguna vez se hizo y tal vez sea por eso que tenemos tan bajo el nivel de donantes de medula en la ciudad” subrayó.
El proceso de donación de medula es similar a cuando se dona sangre, se extrae a través de un suero y pasa por una maquina donde se separan las “células madre” y esa misma sangre que se saca por un brazo se vuelve a poner por el otro brazo.
“En realidad lo único que se saca son las células madres y previo al procedimiento, el donante debe estar durante los cinco días previos colocándose unas vacunas, pero el proceso de donación dura alrededor de 90 minutos y en un par de días ya se recuperan las células que se sacaron” manifestó Lorena.
Aclaró que la “medula ósea” no tiene nada que ver con “la medula espinal”, que para la donación no se requiere una cirugía y que toda la información sobre este tema está disponible en la página del INCUCAI.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin