Press "Enter" to skip to content

Se desarrolló el acto oficial al cumplirse un nuevo aniversario de la “Declaración de la Independencia”

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Tras el izamiento del pabellón nacional, la comitiva se trasladó a la sala mayor del Centro Cultural Constantino. Los oradores fueron la docente Claudia Labaqui y el Ing. Fabio Bollini.

Con motivo de conmemorarse el 203° aniversario de la Declaración de la Independencia, ayer por la mañana tuvo lugar el acto oficial del 9 de Julio.
-Como es habitual desde hace un tiempo, todo se inició con un desayuno en el Palacio Municipal y luego las autoridades locales, encabezadas por el intendente Vicente Gatica, procedieron al izamiento del pabellón nacional.
En esta oportunidad, participaron de dicha ceremonia, el jefe comunal y bomberos voluntarios: Abel Lotúmulo (Jefe del Cuerpo Activo), Andrés Natali (Ayudante Mayor), Nicolás Fernández y Pedro Montenegro, quienes fueron los encargados de trasladar la Bandera hasta el mástil ubicado en la plaza 25 de Mayo.
-Cabe mencionar que la enseña patria fue colocada a “media asta”, en señal de duelo por el fallecimiento de Fernando De la Rúa, expresidente de la Nación, quien murió en las primeras horas de este martes.
Una vez en la sala principal del Centro Cultural Constantino, se dio inicio al acto donde se dieron cita las banderas de ceremonia de distintas instituciones y público en general.

Estuvieron los abanderados de la E.E.S N°3 (ExComercial), ENET N°1, E.E.S N°2 (ExNacional), E.E.S N° 6, E.E.S N° 4 (ExNormal), E.E.S N° 9, Instituto Privado Agrotécnico Bragado, E.E.S N° 1 (Irala), CEPT N° 26 (La Limpia), E.E.S N° 8, CENS. N° 452, E.E.S N° 5 (Comodoro Py), Colegio San José, Club Argentino de Servicios, Policía de Bomberos de la Provincia de Buenos Aires, Rotary Club Bragado, INTERACT Club Bragado, Hospital Municipal San Luis, SAME, CPR Bragado, Policía Comunal Bragado y Bomberos Voluntarios de Bragado.
Seguidamente la Banda Municipal “Enrique P.Maroni”, dirigida por el profesor Jorge Fronti, acompañó a las voces de destacados artistas bragadenses, que entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino.
-Los cantantes que subieron al escenario fueron, Paloma Angione, Ana Laura Mónaco, Inés Cuello, Daniela Luna, Illeana Santillán, Jorge Mónaco, Daniel Barrales, Alexis Acosta, Walter Carrizo y Oscar Lasa.

PALABRAS DE LA DOCENTE CLAUDIA LABAQUI
“A 203 años de la Independencia Argentina, nos encontramos aquí reunidos no solo para celebrar un año más de este memorable acontecimiento, sino y por sobre todas las cosas, para reflexionar sobre nuestro pasado; analizar nuestro presente y bosquejar nuestro futuro. Conocer nuestra historia nos permite saber de dónde venimos, porque estamos como estamos, quienes somos y quienes podemos ser.
-En palabras del historiador Felipe Pigna, “La historia de un país es su identidad, es todo lo que nos pasó como sociedad, desde que nacimos hasta el presente y allí están registrados nuestros triunfos, nuestras glorias y miserias. Como en un gran álbum familiar, allí nos enorgullecemos y nos avergonzamos de nuestro pasado, pero nunca dejamos de tener en claro que se trata de nosotros.
Si bien fue el 25 de Mayo de 1810, cuando se inicia el proceso revolucionario, pasaron seis complejos años, de lucha permanente contra los incansables intentos de la corona española, por recuperar estas tierras, hasta que el 9 de Julio de 1816, en la ciudad de Tucumán, nace nuestra historia como nación independiente y soberana. Bajo la presidencia del sanjuanino Narciso Laprida, el secretario Juan José Paso, preguntó a los congresales, “si querían que las Provincias de la Unión, fuesen una nación libre de los reyes de España y su metrópoli”. En medio de los gritos de la gente que miraba desde afuera por las ventanas, los diputados aprobaron con un, “SÍ QUEREMOS”.
Sin embargo el proceso de la declaración de la independencia y su posterior emancipación respecto a la metrópoli colonial, no fue fácil. Además de una crisis económica, existían conflictos internos, porque no se llegaba a un acuerdo respecto al sistema político que se debería implementar.
Pero este consenso unánime en la Declaración de la Independencia nos hace reflexionar sobre la generosidad y valentía que tuvieron los protagonistas de nuestra historia, para hacer frente a las diferencias personales y a las dificultades que se les presentaban. Esa revolucionaria idea; la de construir un pueblo soberano, fue un proceso largo y costoso, con una erguida voluntad de construir una identidad para el pueblo argentino. Muchas fueron las disputas y las discrepancias, pero sin embargo, no impidieron que el territorio que integraba esa vieja colonia, se transformara en una república, porque la lealtad al “yo colectivo”, prevaleció por sobre el egoísmo del “yo individual”. Esa es, sin duda, la reflexión a la que este acontecimiento histórico, hoy nos convoca. A pesar de las diferencias, aquellos congresales lograron una construcción para el bien común.
Más de 200 años de historia han transcurrido y los replanteos de reforzar la identidad nacional argentina, han estado siempre presentes. Se han expresado en diferentes dicotomías que han ido forjando el “ser argentino”, porque de acuerdo al filósofo francés Jacques Derrida, la identidad se construye a través de la diferencia, a través de la relación con el otro. La interpretación del proceso de independencia, entonces, ha ido variando, según el contexto histórico donde fueron construidas las polarizaciones. Citando al sociólogo Stuart Hall, la identidad también es “un punto de encuentro, un punto de sutura”, entre las diferencias y nuestra nación está sumergida desde hace varios años, en una grieta que nos aleja de este encuentro. Y en este modelo de país, el consenso parece no alcanzarse nunca.
Aún estamos a tiempo de revisar nuestras actitudes cotidianas y emulando al coraje y lealtad de aquellos hombres que decidieron cortar lazos con España, para ser responsables de una historia independiente, deberíamos asumir verdaderamente nuestro propio destino y construir un país más solidario, más honesto, más responsable y más justo. Y entender que, como decía Jorge Luis Borges: “La historia es un acontecimiento presente, es el tiempo mortal de nuestra substancia; no un frígido y tedioso museo de aniversarios y de láminas. El porvenir es obra de nuestra fe…”.
-Solo si asumimos este compromiso, podemos hacernos eco de esta afirmación unánime: ¡SÍ QUEREMOS!!!”.

PALABRAS DEL INGENIERO FABIO BOLLINI
“Se conmemora hoy el trascedente hecho que ocurrió un 9 de Julio, hace 203 años, en la ciudad de San Miguel de Tucumán.
La construcción de una Nación es un proceso histórico, dinámico, que tiene hechos relevantes que merecen ser recordados por su singularidad y muchas veces también por su valor simbólico y por su importancia fundacional. Esos son los hechos que potencian el proceso mencionado y el 9 de Julio de 1816, es uno de ellos.
-Por eso es importante, primero, contextualizar que ocurría en 1816 en las incipientes Provincias Unidas del Rio de la Plata y en el mundo.
El primer gobierno patrio iniciado el 25 de Mayo de 1810, que había sostenido la revolución en las batallas de Tucumán y Salta, tenía el ejército del Norte, estacionado a la defensiva en Tucumán, después de las derrotas de Vilcapugio, Ayohuma y luego Sipe Sipe y en Mendoza, a cargo del Gral. San Martin, preparaba un ejército para una nueva estrategia.
A su vez Buenos Aires estaba en conflicto con el litoral argentino y con Artigas y esta disputa había sido aprovechada por el Imperio Portugués, para ocupar el actual Uruguay.
La situación internacional era muy desfavorable, el Rey Fernando VII de España, había recuperado el trono y las monarquías europeas fortalecidas por el triunfo ante Napoleón en Waterloo, habían conformado la Santa Alianza en 1815, e inclusive se habían aliado con Inglaterra.
España había enviado una expedición a Nueva Granada (actual Colombia) y su acción sumada al resto de las fuerzas realistas, habían determinado la caída de los gobiernos patrios de México, Colombia, Venezuela y Chile. Por lo tanto, solamente quedaba en pie el gobierno argentino.
En ese marco donde todo parecía oscurecerse y el futuro era incierto, se convocó al Congreso de Tucumán.
Pensemos solo en el traslado de los congresales, en los largos e intransitables caminos, en transportes precarios hasta el lugar, para agigantar el desafío que estos hombres llevaron adelante. Y con el apoyo de San Martín y Belgrano; y durante la presidencia de Narciso Laprida, el 9 de Julio de 1816, declararon la Independencia de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, de la corona de España y de toda la dominación extranjera.
La convicción profunda, el coraje necesario para las grandes gestas y la asunción de la responsabilidad en ese momento clave de la historia, hacen imborrable ese acontecimiento que hoy recordamos, como lo venimos haciendo los argentinos año a año, desde entonces.
Es evidente la fortaleza de los pueblos para forjar un destino en condiciones adversas. Esta acción que conmemoramos hoy, fue una de las más críticas, contundentes y trascendentes en la construcción de la Nación.
Y creo que lo más importante es rescatar el espíritu, la convicción y la visión de futuro que marcaron esta gesta, como una realización de conjunto por sobre las cuestiones personales.
-El mundo es complejo y Argentina tiene dificultades y muchas cosas por mejorar, pero están dadas las condiciones para dar ese salto cualitativo que nos proyecte al futuro, siendo un país que se integre al mundo, desarrollando todas sus potencialidades y la de sus habitantes, en un proyecto de conjunto, como el esbozado en aquella jornada de 1816.
Los fundadores de nuestra Patria, nos dieron las herramientas conceptuales para enfrentar, desde el lugar de cada uno, los desafíos que hoy se nos presentan con circunstancias distintas, con marcos diferentes, pero como herederos y actores de esa construcción histórica de la Nación, que mencioné al principio.
-Esa es nuestra responsabilidad y compromiso.
-Esa es la mayor enseñanza que podemos extraer del 9 de Julio.
-Ese es nuestro mayor y más justo homenaje.

Bomberos en momentos previos al izamiento
Banda Municipal y cantantes que entonaron las estrofas del Himno.
Claudia Labaqui.
Fabio Bollini.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin