Press "Enter" to skip to content

Efecto Macri: Como otros intendentes de la región, Gatica sufrió el desplome electoral del Presidente

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El intendente logró una victoria pírrica en las PASO, luego de haber sido el candidato más votado, pero la suma de las listas peronistas superó su performance. El fantasma del “salvavidas de plomo” de la imagen presidencial, que tanto temían los mandatarios del Interior bonaerense, finalmente dejó a varios municipios oficialistas en situación de incertidumbre de cara a octubre.

Las peores pesadillas de los intendentes del interior bonaerense de Juntos por el Cambio, que en la previa de las PASO del domingo se vieron atormentados por el posible “arrastre negativo” de la imagen del presidente Mauricio Macri, terminaron volviéndose realidad.
Como si se tratara del guión de una película de terror, los jefes comunales que responden al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora María Eugenia Vidal, se vieron forzados a aclarar en cuenta ocasión tuvieron al alcance de sus manos, que morirían de pie y con la boleta completa, a pesar de los sondeos de opinión y las sucesivas advertencias de los entendidos del arte de la arquitectura electoral.
Todos los intendentes de Juntos por el Cambio de la Cuarta Sección Electoral bonaerense -sin excepción-, sufrieron en carne propia el desplome de la popularidad de Mauricio Macri y quedaron al borde de perder el control de sus Municipios, en las elecciones generales de octubre. Incluso en aquellos distritos en donde la oposición justicialista encontró mayores dificultades para acordar la unidad -incluso con fuertes encontronazos entre dirigentes que escalaron hasta la opinión pública, Juntos por el Cambio logró victorias pírricas, o, simplemente, “preliminares”, como definió la suya, el intendente municipal Vicente Gatica.
En su caso, el 38% de los votos que obtuvo, según el recuento oficial, lo dejan en una situación de vulnerabilidad de cara al próximo turno electoral, en donde ya no habrá desquite, ni margen para autocríticas o correcciones. “Vicente necesitaba una victoria contundente en la PASO, para no crear el clima de que puede ser derrotado en octubre”, confió en off, a La Voz, un experimentado dirigente de la oposición, al actual jefe comunal. La foto del día después es completamente distinta a la que el Intendente reclamaba, para pilotear con calma la Comuna, en los días que restan hasta el nuevo llamado a las urnas.
La suma de los votos de las tres listas del Frente de Todos -Sergio Barenghi, Jorge Fernández y Daniel Jáuregui Lorda- alcanza los 13.285, es decir, supera en más de 3.000 a la cosecha del oficialismo. Tampoco le alcanzaría a Gatica con absorber los escasos 2.413 que obtuvo la lista de Consenso Federal, encabezada por Laura Pico, que pudo haber privado al Intendente de una cuota de votos radicales, pero que a la hora del conteo no vale como excusa, para fundamentar el triunfo con sabor a derrota.
Pero Gatica no estuvo solo en su desfile barranca abajo: hacia donde se mire, en cualquiera de los puntos cardinales, en municipios más cercanos o más distantes, habrá un intendente de Juntos por el Cambio pensando en armar las valijas y entregar las llaves del despacho a un sucesor peronista, antes que en remontar una desventaja en una partida electoral que parece prematuramente sentenciada.
En Junín, el intendente PRO, Pablo Petrecca, alcanzó apenas el 37,66% de los votos (21.087) y quedó en zona de riesgo, con la posibilidad cierta de que su predecesor, Mario Meoni -vencedor de la PASO del Frente de Todos. Se tome revancha de la derrota de hace cuatro años, si logra retener sus 15.608 votos y garantizarse los más de 11.000 que obtuvo su adversaria circunstancial, la concejal kirchnerista, Victoria Muffarotto.
Aún más complicada es la situación en Lincoln, en donde Salvador Serenal salió “herido” de la PASO de Juntos por el Cambio y podría ceder el poder nuevamente al peronismo, que está fortalecido y unido detrás de la figura de Luis Siri, exsecretario de Obras Públicas del exintendente Jorge Abel Fernández. Mientras tanto, en Chacabuco y pese a la sólida imagen del mandatario radical Víctor Aiola, el 44% que alcanzó en el escrutinio provisorio, podría ser insuficiente si el peronismo, que va por todo con el dominguista Ricardo Ciminelli, logra anexar los votos obtenidos por su rival en las PASO, el concejal camporista Martín Carnaghi.
Tampoco tiene “la vaca atada” el toldense Franco Flexas, a pesar de que cosechó el 45% de los sufragios en la mismísima tierra natal de Evita. Sumadas las dos listas del Frente de Todos, podrían superarlo por un escaso margen en octubre, si los términos de la elección del domingo último se repiten o, al menos, se asemejan.
El las comunas gobernadas por el justicialismo, la situación es todavía más crítica y sólo está en discusión cuántos puntos porcentuales sacarán de ventaja los intendentes que van por la reelección a sus perseguidores inmediatos. En Alberti, Germán Lago no consiguió todavía que el tren de pasajeros se detuviera en la estación Andrés Vaccarezza, pero sí derrotar en las PASO, con cierta comodidad a sus oponentes de Juntos por el Cambio.
Algo más de cien kilómetros en dirección hacia La Pampa por Ruta 5, Walter Torchio aplastó por más de 20 puntos a la oposición en Carlos Casares, con escándalo incluido, porque los precandidatos de Juntos por el Cambio, María Lucas y Raúl Andreoli, definirán en las oficinas judiciales quién ganó la interna, luego de un escrutinio que terminó prácticamente en un empate técnico.
El desconcierto es tan grande que, tras el domingo negro, más de un mandamás municipal se plantea por estas horas, qué sentido tiene dar la batalla en el pago chico, cuando Provincia y Nación pasarán a manos peronistas, salvo que lo impida un acontecimiento únicamente explicable a partir de las leyes de los fenómenos sobrenaturales.

Vicente Gatica (Bragado), Salvador Serenal (Lincoln), Pablo Petrecca (Junín) y Víctor Aiola (Chacabuco), esperaban mejores resultados en las PASO.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin