Press "Enter" to skip to content

El Evangelio de Hoy: Ser agradecidos…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-“Levántate y vete, tu fe te ha salvado” – (Lc.17,19)

El evangelio de hoy nos presenta una escena plena de humanidad que nos revela la grandeza de los pequeños gestos humanos: Llegan hasta Jesús diez leprosos, eran las personas más marginadas de la sociedad y le dicen que tenga compasión de ellos. Jesús les manda que se presenten a los sacerdotes judíos, sólo uno de ellos al verse curado, vuelve ante Jesús alabando a Dios y dando gracias.
Hay personas a las que les cuesta ser agradecidos. Agradecer no es un simple acto de buena educación, sino una actitud que revela cómo es cada uno.
La gratitud se da porque se recibió algo en forma gratuita, por puro amor, como un acto de generosidad. Alguien da algo porque simplemente ama, no porque está obligado a hacerlo.
Hay gratitud cuando sentimos que el otro se vincula con nosotros por amor.
Dios tomó la iniciativa para darnos todo lo que necesitamos y sabemos que lo hace porque nos ama. Jesús curó a los leprosos, no por estar obligado, sino porque los amó.
Toda nuestra vida y nuestra fe son expresión del Dios del amor y de la vida, que quiere que vivamos y que amemos hasta llegar a la más completa felicidad.
La gratitud a Dios debe ser expresada con oraciones de alabanza, cantos, salmos, etc. La acción de gracias es inseparable de la alabanza qué es el reconocimiento y la gloria que tributamos a Dios por lo que él es, la acción de gracias es el reconocimiento y la gloria que le tributamos es por lo que él hace.
Todo lo que somos y tenemos, toda la salvación de Dios y su palabra, el envío de su Hijo y nuestra redención, el que seamos sus hijos y hermanos entre nosotros, todo es un acto de amor de Dios que merece nuestra gratitud.
Tenemos que responder al amor gratuito con amor. Si recibimos amor gratuitamente, también tenemos que dar gratuitamente
Damos por amor a otros lo mismo lo mismo amor Dios nos da por amor. Seamos generosos como él es generoso.
Nuestra fe nace en el amor y se expresa en el amor.
Al decir amor, decimos gratuidad: no hay reclamos, ni derechos, ni privilegios, hay gratitud…
Demos gracias d Dios en toda ocasión, esto es lo que Dios quiere y espera de nosotros….

Señor, te damos gracias por la vida que nos regalas.
Por tu presencia a nuestro lado.
Por tus acciones y gestos plenos de solidaridad.
Por escuchar y ver el sufrimiento y la injusticia.
Porque nos llenas de dones y talentos para servir a los demás.
Por cada mañana y cada noche en nuestras vidas.

Que así sea.-
-Parroquia San Martín de Porres.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin