Press "Enter" to skip to content

Alberto es… Macri

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por Marcelo Elías

El presidente habla de la deuda como si todo hubiera empezado con el gobierno de Mauricio Macri.
Dice que durante el gobierno de Macri se tomaron alrededor de 120.000 millones de dólares, lo que no dice es que el 70% se destinó a pagar deuda anterior, algo corriente: todos los gobiernos toman deuda para pagar deudas anteriores.
2015/2019: La deuda se incrementó en 70.586 millones de dólares, al mismo tiempo las reservas crecieron 19.124 millones, la diferencia es 51.462 millones.
2011/2015: La deuda se incrementó 43.511 millones de dólares, en igual periodo, las reservas cayeron 27518, la suma es de 71029.
Con estas dos sencillas operaciones, podemos apreciar que la diferencia entre los dos periodos es mínima.
En cuanto a la mal llamada fuga de capitales, que en realidad es formación de activos externos, en el periodo 2015/2019, la cifra da 86.198 millones de dólares, entre el 2011/2015, 79.109 millones de dólares.
Como se puede ver el aumento es inferior al 9%, contra una inflación en dólares del 14% para el periodo.
Además, de esos US$71.000 millones de aumento de la deuda, US$15.736 se fueron con el juicio de Griesa, unos US$15.000 en el 15% que se debía las provincias y US$14.000 en otros juicios y deudas que dejaron, como los del Ciadi, Cammesa, jubilados, Club de Paris, etcétera. Suman unos US$45.000 millones.
Agréguense los US$61.000 millones de déficit primario acumulados en 4 años, a pesar de que se lo redujo de 5,4% a 0,4% del PBI.
No hay ningún dato duro que justifique el discurso del presidente Fernández, el mismo que prometió en campaña que no hablaría de la herencia. Promesa que cumplió, no habla de la herencia, está inventando una herencia.
En tanto, recorre caminos razonables, algunos, similares a los del presidente Macri. En la búsqueda de reestructurar la deuda, visita líderes europeos y se declara europeísta, viaja a Israel, se queda en el Grupo de Lima, se acerca a Bolsonaro y se aleja de Lula, manda a callar a Evo, critica y censura a Maduro, todo para aceitar la relación con el amigo de Macri, Donald Trump. En el máximo esfuerzo, lleva el FMI al mismísimo reducto de Francisco.
Por supuesto, ya no habla del Grupo Pueblo, México ha vuelto a ocupar el lugar que ocupaba en nuestro esquema de relaciones y AMLO no es tan citado, nadie sabe dónde está el “canciller” chileno Ominiani.
Obviamente, al igual que el Macri reperfila deuda en pesos y ajusta las cuentas fiscales, incluso, superándolo, elimina la actualización de las jubilaciones y trabaja para eliminar la cláusula gatillo en todas las paritarias.
En tanto, recibió desde la Habana, un mensaje “sincero” de Cristina.
Ella pide lo imposible: “Como los jóvenes de Mayo”, quitas del FMI, mientras le recuerda que, en “SU” Argentina hay presos políticos.
Esta nota no pretende negar frustraciones del gobierno de Cambiemos.
Simplemente persigue, volcar algunos elementos para analizar el presente y no dejar que se instale, como sucedió otras veces, más que un relato, una GRAN MENTIRA.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin