Press "Enter" to skip to content

Apuntes mientras se mira por la ventana

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Por la lluvia caída durante buena parte del día, ayer no hubo sol como para arrimarle una cuota de calidez a las noticias, que se cuelan en cada casa e inquietan. Todo el mundo trata de dejar sus mensajes, sin que falte una cuota de humor al afirmar, “que no se salva ni el Príncipe Carlos, de Inglaterra…”.
Los cronistas deportivos no tienen noticias para dar, como no sea recurriendo al archivo o la memoria. Están ocupados tratando de saber algo sobre la salud de Paulo Dybala y Oriana Sabatini, ambos pasando el aislamiento, aunque el delantero argentino no deja de cumplir su rutina de entrenamiento, por más que esté limitado al poco espacio del coqueto departamento… Dybala nació el 15 de noviembre de 1993, en Laguna Larga, pueblito de la provincia de Córdoba y juega en el Juventus, de Italia, castigado país en medio de la pesadilla del virus.
España tampoco la está pasando bien y allí en una clínica de Madrid, está internado el “Loco” Gatti, del cual dimos noticias ayer. Hoy podemos agregar que su hijo mayor se llama Lucas Cassius, en homenaje al boxeador Cassius Clay, quien murió el 3 de junio de 2016, a los 74 años y es considerado uno de los mejores púgiles en la historia del boxeo. Era norteamericano y, por ejemplo de su carácter., se negó a ir a combatir a Vietnam, por considerar que era “una guerra injusta”. La realidad histórica le dio la razón…
Gabriela Sabatini fue la tenista argentina de mayor trayectoria. Es tía de Oriana, hija de Osvaldo y Catherine Fullop. “Gaby” nació en Buenos Aires, el 16 de mayo de 1970 y fue medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 1988, año en que fue campeona en Wimbledon. Por emular su carrera, muchas chicas de todo el país decidieron jugar al tenis. Entre ellas, destacamos a Tatiana Bùa y Oriana Labaqui.
Cambiamos de deporte, para hablar de natación… En este rubro, el mejor referente argentino es Luis Alberto Nicolao, nacido en Buenos Aires el 28 de junio de 1944, quien a los 7 años le tenía miedo al agua y a los 16, fue representante olímpico en Roma… En su mejor momento, teniendo 24 años y estando a la altura de Mark Spitz (una leyenda, como Michel Shelps), no llegó a tiempo para correr en los Juegos de México 68. Es que el micro en el que viajaba tardó una enormidad para un recorrido de 22 minutos. “Es que las calles estaban cortadas por la maratón”, le explicaron. Por la frustración, Nicolao no volvió a competir profesionalmente. Desde hace años vive en Mar del Plata.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin