Press "Enter" to skip to content

Fernando Chuliber y la lucha contra la pandemia en Capital Federal

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Médicos bragadenses contra el coronavirus

Fernando Chuliber es uno de los tantos profesionales de la medicina nacidos en Bragado que desempeñan su tarea en la Capital Federal. Al igual que sus colegas, el advenimiento del COVID-19 le plantea un desafío inédito en su joven carrera. ¿Cómo se prepara el sistema de salud para hacer frente a los días más dramáticos de la pandemia?
En cada uno de los principales centros urbanos del país, existen profesionales de la salud de origen bragadense desempeñando su tarea, con la vocación de servicio como principal motor.
Uno de ellos es Fernando Chuliber, nacido hace 35 años, la mitad de ellos transitados en la Capital Federal, en donde hace ya más de una década se recibió de médico en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y comenzó a partir de allí una ascendente carrera, que lo llevó incluso a transmitir sus conocimientos en distintas conferencias alrededor del mundo.
A mediados del año pasado, recibió en Melbourne, Australia, el premio “Reach The World”, otorgado por el Congreso Internacional de Hemostasia y Trombosis, noticia que despertó el interés de la comunidad médica local.
Como a cada uno de sus colegas, la llegada de la pandemia del coronavirus le plantea un desafío inédito y lo obliga a permanecer más tiempo del habitual en los centros de salud en los que se desempeña, con el riesgo personal que ello implica.
Sin embargo, para el joven especialista en clínica y hematología, la exposición es parte de su rutina y, en el caso del coronavirus, lo vive con naturalidad. En comunicación con La Voz, Chuliber aseguró que el virus será una verdadera prueba de fuego para el sistema de salud argentino y le ofrecerá un retrato fidedigno de su realidad.
“En mi caso, trabajo en los tres sistemas existentes en nuestro país: privado (en el Hospital Italiano), público (en el Hospital Ramos Mejía) y el de las obras sociales (en el Sanatorio Franchín, de la UOCRA). Es evidente que esta pandemia será una buena medida para ver cómo está parado nuestro sistema de salud. Es fundamental que en todos los niveles del Estado -nacional, provincial y local- haya personas capacitadas para la gestión de políticas sanitarias, pero para eso hay que formarse, no basta únicamente con médicos de larga experiencia”, analizó.
Al cierre de esta edición, la cifra de infectados en el país superaba la barrera de los 380, un alto porcentaje de ellos, en la ciudad capital. Un panorama que obliga a los médicos que trabajan en el sistema porteño a alistarse para lo que podría ser el momento más crítico del coronavirus, en las semanas por venir. “Nos estamos preparando para lo que viene, ampliando el número de camas en el hospital, aumentando la cantidad de respiradores y estableciendo circuitos de atención de casos sospechosos de COVID-19 separados del resto de los servicios. Sabemos que es muy probable que sigan aumentando los casos y mayo va a ser un mes muy difícil”, advirtió.
Mientras el coronavirus se acerca a su pico de expansión, las dificultades para los profesionales se profundizan. En el caso de Chuliber, el momento de articular la contención de la pandemia con las urgencias del resto de los pacientes se acerca con el correr de las horas.
“Mi tarea como hematólogo continúa, porque tengo que seguir tratando a pacientes con enfermedades oncohematológicas graves, como leucemias, linfomas o con trasplantes de médula, que requieren un seguimiento obligatorio. También estamos trabajando con pacientes ambulatorios, en algunos casos se está haciendo un seguimiento con la modalidad de telemedicina, que en mi caso no me convence por completo, pero comprendo que en esta situación resulta necesaria”, reflexionó.
Finalmente, a la hora de vaticinar cómo responderá el sistema sanitario frente a la Emergencia, afirmó: “Todo dependerá de cómo el Ministerio de Salud planifique sus políticas. El sistema de salud argentino es tripartito -público, privado y obras sociales-, es un sistema heterogéneo, con muchas inequidades. Es necesario que se contemplen los tres subsistemas. Cuando no sucede, los resultados son negativos”. ” tenemos los ejemplos de lo que ocurrió en Italia y España, que nos permitieron llegar mejor preparados a este momento”, concluyó.

Fernando Chuliber, médico clínico y hematólogo bragadense.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin