Press "Enter" to skip to content

La tarea de quienes nos cuidan en época de pandemia

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Enso Malfatto relata cómo es el rol del inspector de tránsito en tiempo de cuarentena y como se viven las noches en los operativos en los accesos de la ciudad.

Son muchas las personas que por su tarea cotidiana están expuestos a los riesgos de un posible contagio de Coronavirus.
Pero ellos son los trabajadores que día a día hacen su valioso aporte para cuidar al resto y hacer que todo pueda funcionar dentro de las limitaciones lógicas del momento.
Enzo Matías Malfatto es inspector de tránsito y está abocado, al igual que sus compañeros, a los operativos de control en los accesos de la ciudad y como se escucha habitualmente por estos días, son los que están “en la primera línea de fuego”.
“Estamos viviendo este momento con mucha incertidumbre porque tenemos adelante un enemigo invisible que nos ataca de distintas formas, pero nosotros con nuestra tarea diaria le damos batalla todos los días” contó a “La Voz”.
Entendiendo que es parte de un valioso equipo, Enso trata de expresar lo que siente él y sus compañeros, ya sean otros inspectores de tránsito como así también los efectivos policiales que forman parte de los operativos.
Al ser consultado sobre si la tarea que desempeñan es reconocida y valorada por la sociedad, no dudo en expresar: “Hacemos nuestro trabajo y como los trabajadores de salud y seguridad, somos uno más en el frente de batalla. Tratamos de dar lo mejor, es nuestra obligación como funcionario público con tareas esenciales, pero sin buscar el reconocimiento. Aunque no voy a negar que los reconocimientos son una caricia al alma”.
Contó que en reiterados casos, varios vecinos se acercaron a los puestos de los operativos para acercar un café caliente, galletitas o insumos de seguridad como barbijos y alcohol en gel: “A esos gestos los tomamos como un reconocimiento enorme y le queremos agradecer al vecino de Bragado”.
En otro fragmento de la charla, Enzo detalló cómo se vive una noche de operativo de control de quienes entran o salen de la ciudad, muchas veces con bajas temperaturas y fuertes lluvias que hacen todo un poco más complicado.
“Es una noche larga y con circunstancias que hacen que no sea una noche común. Hay diferentes matices que nos hacen estar en situación de alerta de manera constante, pero siempre tenemos en la cabeza la vuelta a casa sabiendo que hay una familia que nos espera y nos apoya” relató.
Pero los momentos previos a ir a cumplir con su función presentan una mezcla de sensaciones encontradas, ya que el orgullo y la motivación de salir a aportar para el cuidado de la población, se chocan con la incertidumbre de saber si es contagiado con el COVID-19: “La vida nos puso en este lugar, es lo que elegimos ser y tanto nuestra familia, Dios y la Virgen nos acompañan día a día”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin