Press "Enter" to skip to content

El mundo de Alberto

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por Marcelo Elías

La designación del canciller Sola y la confirmación de Ominami como canciller en las sombras fueron los primeros errores del Presidente en materia de política internacional, como plus estos dos colaboradores mantienen fuertes diferencias.
Por iniciativa de Ominami, Alberto integra el Grupo de Puebla, un club de amigos en el que actúa como si no fuera presidente en ejercicio.
Bajo su influencia el presidente ha llegado al extremo de pretender “organizar” la oposición en Chile, a cuyo Presidente constitucional Ominami comparo con Pinochet. Antes había confrontado, la situación Chilena y la nuestra respecto a la pandemia, resaltando los supuestos errores chilenos, provocando otro roce en una relación importante para Argentina.
Mantiene un cierto nivel de conflictividad con el presidente Uruguayo, también se metió en su proceso electoral y no termina de ajustar su política respeto de Brasil, al punto de nombrar un embajador discutible que envuelto en un escándalo domestico dejo vacante la embajada.
En estos días sorprendió a los socios de Mercosur retirándose de las negociaciones con terceros países salvo la UE, acuerdo que tanto denostó cuando firmó el presidente Macri.
El subsecretario de relaciones económicas de la cancillería informo, sin previo aviso, que no se puede seguir negociando por el desastre que dejo el neoliberalismo y sin saber cómo será el mundo después de la pandemia.
No se puede entender por qué la Argentina se retira de una mesa de negociación donde tiene poder de veto.
Queda latente el peligro de que nuestros socios suscriban convenios sin nosotros. El peligro mayor es que retrocedamos desde el status de unión aduanera con una barrera compartida ante terceros mercados para volver a ser área de libre comercio con arancel cero entre los socios.
A Brasil exportamos U$S 10400 millones con superávit de 226. Al Mercosur U$S 13000 millones con un superávit de 450. Esta resolución puede llevarnos a perder posiciones en nuestro principal mercado y afectar las futuras inversiones extranjeras en nuestro país.
No hemos logrado pese a las simpatías ideológicas ampliar nuestros intercambios con México, “negocios son negocios” le explicaron los amigos mexicanos a Felipe y Alberto.
La Alianza del Pacifico, integrada por Perú, Colombia, Chile y México representa el 40% del PBI latinoamericano, no se conoce ningún movimiento, ningún acercamiento de nuestra cancillería, parece que estuviera fuera de nuestro radar.
Cerrarse por la pandemia como se planteó en la reunión del Mercosur no tiene sentido. Seguramente se operaran cambios en el mundo, políticos, económicos, sociales, ninguno eliminara el comercio internacional, de donde podemos obtener los dólares que tanto necesitamos para desarrollarnos.
Pese a los cambios, la globalización seguirá su curso, posiblemente haya más cooperación y menos competencia, otra presencia de los estados e incluso nuevos equilibrios geopolíticos, en cualquier caso seguir perteneciendo al grupo de los países más cerrados del planeta no contribuirá a nuestro desarrollo.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin