Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “No es fácil dormir pensando en el día en blanco que se viene…”.

Por supuesto que cuesta asumir el aislamiento, sobre todo porque se prolonga, sin que muchas veces aparezcan causales ciertas. Es allí donde se parece a un castigo inmerecido. Eso pasa, por ejemplo, cuando se ven imágenes de las playas en Nueva York con mucha gente. Ocurre que allá se vivió el drama en su máxima expresión, en plena época invernal. Es lo que justifica que en esta parte del mundo, haya que mantener las defensas, aunque cueste.
Vvvvvv

Ayer en Bariloche… Se produjo la primera nevada sin que hubiera turistas para disfrutar del paisaje. Solo los vecinos estables de la ciudad, tuvieron el privilegio. Por suerte para los que no conocemos el lugar, siempre aparece alguna cámara que ayuda a acercar el paisaje. Es cierto que alguna vez nevó en Bragado, pero hace tiempo y olvidamos la fecha…
Vvvvvv

El lado positivo… El Hospital de Bragado ya tiene no menos de ocho camas en el sector de terapia intensiva. Es decir, el aspecto sanitario encontrará que se avanzó, cuando pase este momento. La Calle extraña, por supuesto, las visitas al Hospital. Si llegamos ahora, es seguro que nos propondrán una internación reparadora… Desde aquí enviamos un gran saludo a todo el personal, más allá de sus cargos. Todos son necesarios y nacimientos sigue habiendo, por supuesto… No está mal soñar con el regreso de las fotografías…
Vvvvvv

El hospital tiene su propia historia. Esa que se escribe cada día, con los hechos positivos y también con la tristeza. Son aspectos de la vida, tal como lo explicó muy bien ayer el Padre Gustavo Sosa. A través de los años, el lugar ha ido tratando de adaptarse a nuevas exigencias. Dejó atrás la vieja estructura de madera que se reconvirtió en hogar para abuelos, hasta dar paso a la edificación de material.
Vvvvvv

El Hogar para los abuelos que lleva el nombre de doctor Juan Carlos Manganiello, es un lugar abrigado y cálido por el afecto de quienes los atienden. Merecen lo mejor por lo mucho que hicieron, encontrando allí la atención que precisan. Siempre se ha dicho que cuidar a los abuelos es más comprometido que atender a un hogar para niñas/os. Estos crecerán y podrán dar testimonio del cariño recibido. En cambio los ancianos saben que el tramo de camino que les queda por recorrer es reducido; muchas veces hay espacio solo para estirar una mano en la despedida…
Vvvvvv

En esta instancia traumática que vive el mundo, hay muchas cosas a cuidar. Por ejemplo, a todo el personal dedicado a la atención de la salud. Diarios nacionales de estos días han dado a conocer comunicados de organizaciones que agrupan a los médicos. Piden que no haya más aplausos… y que, en cambio, se los atienda con los elementos necesarios y sin rebajarles el sueldo, como estaría ocurriendo en instituciones privadas, debido a que la gente no concurre a atenderse por temor al virus. Por escapar de Covid-19, se dejan de atender otras dolencias graves.
Vvvvvv

La Calle siente que siempre habrá causas justas por defender. Algunos flancos débiles de la sociedad que integramos, están quedando al descubierto en estos momentos. Es algo para no olvidar, cuando el viento huracanado del miedo haya pasado. Es de esperar que tengamos tiempo para dar una mano en ese sentido. Por lo demás, siempre se podrá ayudar desde algún lugar.

Hogar San Luis.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin