Press "Enter" to skip to content

Los cambios en el Hospital para darle pelea a la pandemia

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Gustavo Echave precisó cómo se refuerza el nosocomio y no dejó dudas sobre el aislamiento social

Desde el día uno, el Hospital municipal «San Luis» cambió casi en su totalidad. El objetivo es estar preparado de la mejor manera y que el coronavirus no lo sorprenda. Hasta ahora, eso se cumple y merece ser destacado.
Los detalles sobre la reorganización del nosocomio los brindó ayer el doctor y subdirector Gustavo Echave, en el programa radial Mañanas en orsai.
«En este momento, estamos obligados a duplicar la oferta que tenemos en camas de terapia intensiva. Nosotros tenemos calculado un máximo de 8 respiradores con 8 camas de terapia. Nuestra terapia habitual cuenta con 4 camas que para las patologías habituales estábamos con una tasa de ocupación aceptable», introdujo.
Enseguida, aclaró que el personal para ese sector debe ser «sumamente especializado». «En toda la zona hay pocos médicos terapistas, poca gente capacitada para manejar un respirador y un paciente con este grado de complejidad, pero también pocas enfermeras», lamentó.
La idea, tal cual recordó, fue «hacer un solo ambiente grande, como son la mayoría de las terapias del país». Por eso, tuvieron que llevar la guardia a terapia intensiva y ésta a la primera.
La cosa no queda ahí, sino que se deben hacer una serie de instalaciones. Se trata de un espacio donde los enfermeros tienen visión directa con todos los pacientes y monitoreo On line; otro para uno o dos de esos profesionales que van trabajar como máximo 4 horas con equipo de protección; y un tercero destinado al cambiado.
Según comentó, el área de ingreso, egreso y circulación está «sumamente controlada». El ejemplo fue los filtros de aire que permiten renovarlo 8 veces por hora, con 3 equipos que llegarán en estos días.
No dudó en subrayar que «lo lógico es cuidarse, quedarse en casa, lavarse mucho las manos, usar barbijo». «El aislamiento social es fundamental y lamentablemente, esto es algo que viene para quedarse. Esto no va a terminar ni hoy, ni mañana, ni el mes que vine. El aislamiento social va a quedar hasta que salga una vacuna y esa vacuna sea universal», agregó.
Tampoco tardó en afirmar que «realmente, es muy complicado trabajar así». «Hay muchas patologías que se están descuidando porque la gente no consulta, porque los sistemas están esperando otra cosa. Hay patologías que uno no puede suspender 3-4 meses su atención. Eso es algo que se tiene que reactivar», amplió.
Con la mente en el personal de salud, manifestó que nota «mucha ansiedad, mucho estrés». «El día a día es algo muy complicado. Pero estamos navegando la ola, así que seguiremos en eso», redondeó.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin