Press "Enter" to skip to content

María, una vecina que nunca dejará de endulzar la vida

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Espera ansiosa volver a la Feria Franca para ganarse el «otro sueldo» que le permite vivir más tranquila. Su historia de amor por lo artesanal y la lucha actual.

El primer presente en la plaza Eva Perón lo dijo hace alrededor de 7 años. Ese sábado le cambió la vida porque fue el comienzo de un viaje que la emociona con cada recuerdo. Ahora hay una pausa que duele, pero no queda otra.
Con el paso de los sábados, «Dulzuras Tía María» se fue ganando un nombre. Es el puesto –porque la pausa queda en eso- que ofrece las tortas, budines y pastafrolas que se llevan todos los aplausos. Es que el alma merece un mimo así.
María Romagnoli no baja los brazos. Extraña esas horas junto a sus compañeros, el cara a cara con los vecinos, el verde de la plaza y el aire puro. El conjunto era la mejor medicina, esa que no se compra con dinero.
«Yo soy jubilada, cobro la mínima, soy sola y encima alquilo. Así que entre el alquiler, los servicios y todo, un 70 por ciento de la jubilación es para eso», le comentó días atrás al programa radial Mañanas en orsai.
La Feria Franca no funciona desde que el aislamiento pasó de palabra a realidad. Ir a la plaza le permitía ganarse, tal cual confesó, «otro sueldo más para poder vivir no tan ahogada». Por eso, la preocupación es grande.
«Yo soy muy ahorrativa. Algo de platita iba dejando siempre en el cajero y trataba de arreglarme con el efectivo de la feria, no siendo cuanto tengo que pagar el alquiler y los servicios», reveló.
Consultada por cómo se siente, respondió que «de salud, muy bien». Esto le permite seguir elaborando los productos desde su casa, una pasión sin igual. Y jamás la dejará, a pesar de que vender está complicado.
Puede seguir con la producción, pero algo le da vueltas en la cabeza. Es su otra pasión, la que comparte con un grupo que siempre la remó. «No veo la hora de poder arrancar en la feria. La verdad que se extraña mucho», redondeó.
Los interesados en probar sus dulzuras pueden comunicarse al 48-5193, o pasar por Islas Malvinas 131 (cont. de Avellaneda, sentido El Complejo).

María Romagnoli.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin